El Ejecutivo accedió a modificar algunos puntos de su proyecto de reformas tributarias, entre ellos, el piso del impuesto a los intereses generados por los depósitos.

Carlos Cáceres, ministro de Hacienda, dijo a Diario El Mundo que, por decisión del presidente de la República, Mauricio Funes; el piso ahora será de US$10.000 y no de US$5.000, como se planteó inicialmente.

Los intereses generados por las cuentas bancarias superiores a los $10.000 se gravarán con una tasa del 10%. Esta propuesta fue una de las más criticadas por el sector privado. De hecho, la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) recomendó discutirlo con mayor detenimiento.

Otra de las reformas que preocupaba a la empresa privada era el cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA, cuya tasa es del 13%) a la importación de maquinaria. Cáceres señaló que a este artículo se le agregó uno transitorio, donde establece que el cobro del IVA entrará en vigencia hasta que se definan las políticas de apoyo a los distintos sectores productivos.

A estas modificaciones se suma la eliminación del IVA a las propinas. El gobierno también decidió cambiar algunas tasas. En el caso de los refrescos, las bebidas sin contenido de azúcar estarán libres del impuesto específico, reveló el ministro de Hacienda.

Además, la retención por transporte internacional de carga será del 5%, tal como se paga en Guatemala. Cáceres dijo que se han hecho más modificaciones, pero declinó revelarlas. Además, reconoció que a raíz de estos cambios, la estimación en la recaudación que se pretendía alcanzar con esta reforma tributaria será menor, «pero la baja es poco significativa», dijo, sin dar detalles sobre cifras.

«El fondo de la reforma no se altera, vamos a combatir la evasión, la elusión y el contrabando», sostuvo.

Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), consideró que la recaudación que proyecta el gobierno obtener de la reforma es insuficiente. Los cerca de $200 millones que se pretendían obtener no alcanzarán a cubrir la caída en los ingresos tributarios que se reporta hasta septiembre, y que superaría los $400 millones al final del año. Pese a que sería insuficiente, Funde ve necesaria una reforma tributaria.

Funde presentó, ayer, un análisis de la reforma fiscal y propuso presentarla en dos tramos. El primero, tendiente a combatir la evasión, elusión y contrabando.

«El segundo, debería presentarse cuando el gobierno revele su Plan Quinquenal de Desarrollo», advirtió Roberto Rubio, director ejecutivo de Funde.

«Los ciudadanos deben conocer dónde se invertirán sus impuestos», dijo.

Funde dice estar de acuerdo con el primer tramo de medidas, pero guarda sus reservas con algunas reformas, como el IVA a la importación de maquinaria y a las propinas, entre otras.

El grupo considera que estas medidas deben discutirse más y pide incluir otras reformas.http://www.elmundo.com.sv/Mambo/index.php?option=com_content&task=view&id=22354&Itemid=27

Pin It on Pinterest

Share This