Con casi medio siglo de existencia, la Fábrica de Productos Lácteos Parma, S. A. ha logrado ocupar y mantener su espacio en el competitivo mercado nacional, con base en la diversidad de sus productos y sus siete tiendas de venta directa.
La empresa, formada en 1962 por el guatemalteco Cesare Bressni y su hijo Valentín, compite contra marcas como Sula, Formost (Lala); Ilgua, Chivolac, Dos Pinos y La Pradera, y da empleo a 450 personas.

A decir de Juan Carlos Rivas, gerente general de la compañía, una de las claves en los 49 años de vida es el uso de leche fresca para la elaboración de una línea de 300 productos diferentes, entre quesos frescos y madurados, cremas, dips y mantequillas, entre los que el queso mozzarella es el líder.

La fábrica produce 10 millones de unidades de producto por año, que representan el 43% del mercado de lácteos del país, y busca expandir sus operaciones fuera de Guatemala.

En la actualidad ya exporta el 10% de la producción a El Salvador y Honduras. Además, está en negociaciones con la cadena de supermercados Walmart, para llevar productos al resto de países centroamericanos.

Cuenta con siete salas de venta propias. Cinco en la capital, una en Quetzaltenango y otra en la planta de procesamiento, ubicada en San Jerónimo Miramar, Patulul “”Suchitepéquez””.

Aunque la recién pasada crisis económica afectó el nivel de ventas de la fábrica, el ejecutivo prevé que en el 2010 las mismas crecerán 7%, que significa cuatro puntos porcentuales más que en el 2009.

La planta también ha decidido incursionar en la producción y comercialización de productos como café tipo gurmé””el cual procesa para venderlo tostado y molido en sus tiendas y en el exterior””, así como en la elaboración de miel.

Para este último producto, Rivas resaltó que existe un nicho de mercado en Europa y Asia, en donde “pagan muy bien al conocer este tipo de trazabilidad”.http://www.prensalibre.com/economia/Parma-va-busca-mercado-regional_0_323967604.html

Pin It on Pinterest

Share This