Si ha estado en una empresa durante un periodo prolongado, una de las cosas más difíciles es tomarte partido para venderte eficazmente para el próximo puesto.

Por Expansión

Si te has propuesto que 2019 sea el año para encontrar un nuevo trabajo te tenemos buenas noticias: hay mercado para las personas que buscan empleo. Pero el proceso puede ser desalentador, especialmente si llevas en tu actual trabajo varios años.

«Si ha estado en una empresa durante un periodo prolongado, una de las cosas más difíciles es tomarte partido para venderte eficazmente para el próximo puesto», dice Wendi Weiner, abogada y experta en carreras.

Aquí te presentamos algunas ideas que debes considerar al momento de buscar un nuevo empleo en cualquier ámbito.

1. Identifica tu especialidad

El primer paso es averiguar qué es lo que quieres hacer.

Y necesitas ser específico. Tómate el tiempo para evaluar los pros y los contras de tu empleador y posición actuales, así como lo que quieres para el futuro. Identifica tus fortalezas profesionales, áreas de experiencia y las habilidades únicas que puedes aportar a un posible empleador.

«No obtendrás la mejor respuesta del mercado si tienes una gran variedad de trabajos diferentes que puedes hacer, es mejor la especialización», dijo Cenedella.

2. Actualiza tu hoja de vida

Ahora que has identificado tus áreas de especialización es hora de mostrarlas en tu currículum. Cuando empieces a enviarlos asegúrate de que cada uno se adapte a ese trabajo específico.

Tener una sólida síntesis profesional al inicio de tu currículum da a los empleadores un rápido vistazo de lo que puedes aportar.

Si ha estado en la fuerza laboral por algunas décadas no tienes que enumerar todos tus trabajos anteriores. Selecciona tu historial para que se ajuste a la posición que estás solicitando.

«La idea es mirar tu experiencia profesional y tener una cronología de tu historial laboral desde el punto de vista de lo que es ‘relevante para tus capacidades’ en esa trayectoria profesional», dice Weiner. Tu currículum no debe ser una mera lista de tareas y responsabilidades, agrega.

También debe incluir ejemplos de resultados y contribuciones que hayas realizado en tu empresa actual junto con las habilidades y soluciones que aportarás a un empleador. Es útil mostrar resultados cuantitativos como cifras de ventas y premios, pero no pases por alto los logros más cualitativos, como dirigir un proyecto clave o crear una nueva estrategia para que el trabajo sea eficaz.

Un currículum no debe leerse como una biografía, sino más bien como un anuncio, aconseja Marc Cenedella, fundador del sitio web de búsqueda de empleo, Ladders.

«Nadie contratará a un vicepresidente todólogo, ese cargo no existe. Tienes que ser específico en lo que quieres a fin de abordar las necesidades de un futuro jefe», dice.

3. Comienza a relacionarte

No subestimes el poder de los contactos cuando se trata de encontrar nuevas oportunidades.

Únete a asociaciones profesionales, conecta con personas en el campo o compañía en la que estás interesado en trabajar a través de LinkedIn y asiste a conferencias o reuniones sociales pertinentes. Concéntrate más en crear relaciones y conexiones.

Cuando entres en contacto con personas nuevas, preséntate y explica que estás interesado en aprender más sobre la posición y la compañía del contacto y pide una llamada o reunión informativa.

«Si la relación es recíproca y están dispuestos a hablar por teléfono contigo, eso puede llevar a algo más grande», dice Weiner.

No adjuntes tu currículum al primer correo electrónico. «Aprovecha la oportunidad para abrir la puerta y establecer una relación con ellos primero. Realmente deseas demostrar que quieres aprender de ellos y obtener más información sobre la compañía».

Y no olvides aprovechar tus conexiones ya establecidas para posibles oportunidades.

«Crea conexiones más profundas con las personas que ya conoces. Si te muestras de una manera diferente y no tienes las mismas conversaciones de siempre, puedes comenzar a explorar otras pasiones e intereses», sugiere Maggie Mistal, asesora profesional y coach de ejecutivos.

Para las personas que ya conoces pero hace tiempo que no ves, Cenedella recomienda invitarles un café, un desayuno o un almuerzo para ponerse al día y luego preguntarles si puedes usarlas como referencia, no les pidas trabajo.

«Eso es halagador y ahora tienes un aliado de tu lado», dice.

4. Revitaliza tu marca

Es hora de aumentar tu actividad profesional en línea. LinkedIn es una arena importante para los reclutadores, así que asegúrate de que tu perfil esté completo y actualizado.

También es útil crear publicaciones y comentarios sobre otros artículos y publicaciones en esta red laboral. «Las personas los verán en sus feeds y te verán participando, verán tu nombre aparecer una y otra vez, por lo que si terminas comunicándote con ellos, sabrán quién eres», dice April Klimkiewicz, coach profesional en Fort Lauderdale, Florida.

5. Recuerda: sé paciente

Encontrar el trabajo correcto no sucederá de la noche a la mañana. Una encuesta de octubre muestra que una búsqueda de empleo puede tomar alrededor de cinco meses en promedio.

Pero no saltes automáticamente a la primera oportunidad que se presente. Al entrevistarte con un posible empleador haz preguntas para asegurarte de que también ese sitio sea el correcto para ti.

«No quieres abandonar un barco donde tienes antigüedad y tomar una mala decisión. Adopta un enfoque más lento con la búsqueda», aconseja Weiner.

Pin It on Pinterest

Share This