El famoso networking es esencial para la cabeza de un negocio.

Por Revista Summa

Ser tu propio jefe y emprender un negocio puede parecer muy atractivo; sin embargo, hay muchas dificultades y requisitos para ser un emprendedor exitoso, en primer lugar, es importante entender que no todo será tan fácil y que quizás te toparás con la pared después de empezar con tu proyecto o tu propia empresa en varias ocasiones.

De acuerdo con la Condusef, en México existen 4 millones de microempresas, 174 mil 800 pequeñas y casi 35 mil medianas que, en conjunto, generan 72% de empleo y 52% del Producto Interno Bruto. Además, el Índice Global de Emprendimiento 2018, coloca a nuestro país en el lugar 71 en la materia.

Con todo esto, hay algunas áreas y conocimientos que se van aprendiendo sobre la marcha; temas de financiamiento, gestión de capital humano, etc., y todo lo que conlleva la operación misma del negocio se van resolviendo en el día. De acuerdo con el Dr. Eduardo Durazo Watanabe, Coordinador Académicos del MBA de CETYS Universidad Campus Internacional Ensenada, existen 5 aspectos que no te dicen al emprender:

No todos pueden ser emprendedores: Es verdad que, aunque se tengan las ganas, se debe contar con personalidad emprendedora que permita gestionar el negocio. En México se carece de capacitación necesaria para desarrollar habilidades gerenciales. Estar actualizado en tecnologías de la información, temas fiscales y financieros es necesario para quien esté al frente de la empresa o negocio.

Los contactos son esenciales: El famoso networking es esencial para la cabeza de un negocio. Es una tarea constante buscar oportunidades, conocer gente te dará acceso a nuevo talento, oportunidades de partnership, proveedores, etc. Estas conexiones son básicas para todo emprendedor, ya que te pueden sacar de algún apuro.

Conocer el ecosistema emprendedor: Es verdad que tus habilidades pueden ser muy buenas; sin embargo, hay factores externos que debes tomar en cuenta, los financiamientos, las regulaciones y los procesos gubernamentales, aceleradoras de negocio, etc. Es importante estar al día de los nuevos decretos, ya que ese será tu trabajo a diario.

La fuente de capital: Pedir prestado es una solución para los emprendedores, pero es necesario pensar cómo se obtendrán los recursos sin poner en riesgo el capital de la empresa. Revisa si tu servicio o producto puede requerir pago adelantado por parte del cliente, puede pagarse mediante suscripción, productos de edición limitada, etc. Esto ayudará a que los ingresos no dependan de dinero externo.

Resistencia al fracaso: Es verdad que puede ser que al final de todo el proceso, tu idea no sea fructífera, o bien, recibas una respuesta negativa por parte de posibles clientes, inversores, talento, etc. Todo esto te hará sentir muchas veces frustración, pero al resistirlo esto te dará lecciones y te ayudará a dirigir el negocio en una dirección correcta.

Existen más adversidades y lecciones que un emprendedor puede vivir durante el proceso, saber cómo superarlas y aprender de ellas es clave para la continuación del negocio, o para terminar correctamente una idea y volver a empezar.

Pin It on Pinterest

Share This