Afianzar aún más su negocio como pequeña o mediana empresa es posible cuando se tiene acceso a un comprador como el Estado y se puede contar con herramientas financieras como el factoreo, una combinación que puede generarle amplio crecimiento

Por Revista Summa

La sabiduría popular de Sancho Panza es evidente cuando le menciona a Don Quijote: “Al buen pagador no le duelen prendas”. Y claro está también que si de un buen pagador se trata, ese es el Gobierno, que termina siempre honrando sus deudas. No es casualidad que muchos quieran hacer negocios con este gigante que según estimaciones recientes del Ministerio de Hacienda hace compras equivalentes al 21% del Producto Interno Bruto del País. Por algo es el mayor comprador de la nación entera.

Pese a la seguridad del pago, muchos negocios dudan todavía en convertirse en proveedores del Gobierno y para esto hay una razón simple: los largos plazos de espera para hacer efectivas las facturas. No obstante, el factoreo es una alternativa financiera que calza como anillo al dedo para aquellas empresas que no pueden darse el lujo de esperar mucho tiempo por el flujo de caja, pero que se sentirían felices de estrechar la mano de un buen pagador como el Estado que reúne no solo a las entidades del Gobierno Central, sino también a las instituciones autónomas y algunos de los gobiernos municipales más pujantes.

Una vez que el factoreo se representa como una herramienta financiera valiosa que no implica endeudamiento, sino el cobro de una tarifa acordadapara hacer efectivo el dinero que la empresa ya ganó con su servicio o producto, se cierra la brecha entre la conclusión de un trabajo y la entrega de los fondos. La estructura sencilla, los procesos fluidos y los bajos costos legales para formalizar operaciones convierten al factoreo en la opción idónea para dar ese salto cualitativo para comenzar una relación de negocios con el Estado.

Consejos para que el gigante abra la puerta

Es posible que entrar en el mapa de proveedores del Gobierno pueda parecer una tarea cercana a tocar a la puerta del gigante esperando ser escuchado con el débil eco de un pequeño puño. Sin embargo, la realidad es que el gigante se asoma a su puerta cuando le tocan el timbre correcto. Los siguientes 5 consejos que le permitirán encontrar ese timbre que podría capturar la atención del mayor comprador del país:

La formalidad es importante:

Nadie le abre la puerta a un desconocido o a alguien que no le genera confianza por falta de referencias. Igual le sucede Gobierno. Para ser proveedor del Estado, una empresa que ofrece bienes o servicios debe estar debidamente registrada y no contar con deuda ante la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). Si se presenta con una personería jurídica, esta debe estar debidamente registrada en el Registro Nacional y por supuesto, la empresa debe ser contribuyente de Tributación Directa.

Saque provecho de su tamaño:

En años recientes el Gobierno ha definido a las pequeñas y medianas empresas como unidades de preferencia para la adquisición de compras pues son unidades económicas que estimulan en mayor medida la economía nacional. Si esa es su condición, póngala a jugar a su favor y hágase acreedor de los beneficios PYME de venta al Estado, pero antes asegúrese de que cuenta con la condición PYME otorgada por la Dirección General de la Pequeña y Mediana Empresa (DIGEPYME) del MEIC.

Prepárese para un entorno digital:

En años recientes, en aras de la transparencia y la claridad en las ofertas y espectro de proveedores el Gobierno ha impulsado plataformas electrónicas para las compras. De esta manera, en la actualidad un 75% de los bienes y servicios que adquiere los hace a través del sistema de compras SICOP (http://www.sicop.go.cr/index.jsp). Muy posiblemente en el corto plazo, el 100% de sus compras se estén realizando mediante este sistema.

Además, el Registro Oficial de Proveedores de las Instituciones se realiza a través de Compr@Red, un sistema mediante el cual se inscriben las personas físicas y jurídicas que desean participar en procesos de contratación administrativa y que se utiliza para acreditar y evaluar integralmente a los proveedores del sector privado. De esta manera, para inscribirse  al sistema Compr@Red debe realizarlo a través de la dirección http://www.hacienda.go.cr/comprared ;  siguiendo los pasos que se describen en los Manuales de usuario “Registro en Línea”.

La responsabilidad es su mejor carta:

Ser proveedor del Estado puede implicarle grandes beneficios en términos de facturación, sin embargo, si es tomado en cuenta para ofrecer un bien o un servicio tenga en cuenta siempre estimar sus posibilidades reales y probadas de oferta. Esto le ayudará a cumplir con los compromisos adquiridos y hacer un récord positivo en su expediente. Por esta razón es de principal importancia cumplir con los requisitos establecidos por la institución y nunca fallar los plazos de entrega.

Cuentas claras, chocolate espeso:

Definir claramente los términos de pago y las temporalidades de entrega del dinero, así como la forma en que se realizarán las transferencias es de vital importancia para evitar dolores de cabeza de último momento en un percance burocrático. Tener esto claro también le ayudará en caso de requerir los servicios de Factoreo ya que encontrará el camino más libre para hacer efectiva su factura.

Como explica César Soto, Gerente General de SC Factoreo, “el servicio de Back office, que ofrece el Factoreo que también es una manera de trasladar el seguimiento de las facturas y el cobro de ellas, lo que puede representar una posibilidad para reducir costos internos en el seguimiento de cobro, tercerizando así esta labor y alivianándose la carga de los trámites”.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This