Promover un entorno laboral inclusivo incrementa el nivel de satisfacción laboral y la productividad de su empresa.

Por Revista Summa

Cada vez son más las empresas que implementan estrategias y políticas para impulsar una cultura inclusiva como parte de su fórmula para promover un entorno donde sus colaboradores estén más satisfechos y felices. Asimismo, las empresas que toman esta decisión reflejan resultados positivos en otras áreas como productividad y prosperidad del negocio.

“Toda empresa necesita atraer, desarrollar y retener una fuerza laboral que refleje la diversidad porque les permite involucrar mejor a los empleados, comprender y atender a los clientes, fortalecer la marca empleadora y generar ideas creativas. Las organizaciones que deseen reflejar verdaderos valores de inclusión y crear espacios laborales seguros deben tener en claro que es un trabajo que requiere compromiso de parte de todos los niveles de la organización, así como una estrategia sólida” explicó Andrés Soto, Gerente Regional de ManpowerGroup.

Además de una mejor atracción y retención de talento humano, otros de los beneficios que disfrutan las empresas inclusivas es el poder anticipar y satisfacer mejor las necesidades de sus clientes al contar con una fuerza laboral que refleje la diversidad de los consumidores en un mercado cada vez más volátil y diverso. Además, estudios indican que equipos que cuentan con mayor diversidad presentan mejores índices de innovación, creatividad y productividad.

Las empresas más grandes del mundo ya tienen en claro que el ser una empresa diversa e inclusiva no es opcional, sino que es un compromiso que tienen la obligación de asumir con la sociedad y sus colaboradores, por ello 91% de las empresas Forbes 500 poseen políticas para prohibir la discriminación con base en orientación sexual.

En esta línea, ManpowerGroup le ofrece los siguientes consejos a toda empresa que desee encaminarse hacia la diversidad e inclusión:

Investigue a profundidad: Busqué documentos de relevancia en el tema como las Normas de Conducta de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para orientarse sobre cómo respetar y apoyar los derechos de las personas las personas LGBTI en el lugar de trabajo.

Sensibilice continuamente: Implemente espacios para educar de manera integral en materia de diversidad e inclusión a todos sus colaboradores para sensibilizarlos y que desarrollen las herramientas para autoidentificar sesgos inconscientes y actitudes discriminatorias.

Desarrolle una política de diversidad e inclusión: Esta debe articular sus compromisos y referirse claramente a la orientación sexual, la identidad y expresión de género y la condición de intersexualidad. También debe explicar las responsabilidades de su empresa y las de sus empleados, y describir lo que ocurrirá si se infringe esa política.

Entrene a sus líderes: Capacite a sus colaboradores en puestos de gerencia para ser líderes que demuestren pasión por el aprendizaje, humildad para admitir cuando cometen errores y valor para actuar con valentía y denunciar las injusticias.

Comunique efectivamente: Diseñe una estrategia de comunicación orientada a fomentar valores de respeto e inclusión dentro la empresa, así como para divulgar sus distintas tácticas y políticas en el tema.

Un plan robusto y bien estructurado de diversidad e inclusión que incluya estas estrategias lo guiará a convertir su empresa en una inclusiva, donde tanto empleadores como colaboradores disfrutarán los resultados positivos de los cambios implementados.

“Las empresas verdaderamente socialmente responsables son las que asumen el rol de contribuir positivamente al cambio social. Eso significa construir intencionadamente lugares de trabajo diversos e inclusivos y contratar al mejor talento humano en función de las habilidades y conocimiento, sin discriminación. No sólo es lo correcto, sino que los estudios demuestran repetidamente que las prácticas inclusivas tienen un impacto positivo en sus resultados” finalizó Soto.

Pin It on Pinterest

Share This