La población salvadoreña sigue resintiendo la crisis financiera internacional y la incertidumbre doméstica de tal manera que ha optado por no prestar al mismo ritmo que en años anteriores, así lo demuestran las estadísticas de la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa), que resaltan que hasta junio de 2010 la cartera de créditos neta disminuyó en US$420,2 millones.
Los sectores que más redujeron su cartera fueron el comercio que la disminuyó en US$175 millones de dólares, vivienda bajó en US$62 millones, otras actividades US$140 millones, el sector servicios prestó US$68 millones menos, el agropecuario disminuyó sus colocaciones en US$59 millones y la construcción US$37 millones.

Por otro lado, la cartera morosa experimentó un crecimiento del 7,32 por ciento, lo que equivale a US$23.5 millones. En el periodo analizado la cartera vencida total anda por los US$344 millones.

En general el índice de morosidad de la cartera es del 4,1 por ciento.

La buena noticia es que el sistema financiero tiene en reserva US$351 millones para incobrabilidad de préstamos, esto es dinero que servirá para cubrir probables pérdidas ante créditos malos o de difícil recuperación.

Y aunque la cartera de créditos total mantiene un saldo de US$8.395 millones, la reciente feria de soluciones financieras de un banco internacional, los préstamos que ofrece otro banco canadiense o los créditos con «refill» de otra institución con presencia sudamericana revelan que los bancos andan desesperados por colocar sus elevados stocks de efectivo.

Los cuatro bancos más grandes del sistema dominan casi el 80% de la cartera crediticia, pese a que esta se redujo en 4,48%.

Abansa también informó que la banca extranjera no radicada colocó, hasta marzo de 2010, alrededor de US$1.268 millones a diferentes sectores.

Las cifras financieras indican también que la gente ha buscado proteger sus recursos depositándolos en la banca, lo cual se refleja en el aumento de los depósitos totales que crecieron en US$361,4 millones de dólares, es decir que experimentaron un alza del 4,1%.

Hasta junio de este año la cartera de depósitos totales alcanzaba los Us$9.172,1 millones, versus los US$8.810,7 millones registrados en junio de 2009.
Los depósitos a la vista (en cuenta corriente y cuenta de ahorros) representaron el 51,4% de los depósitos totales, mientras que los depósitos a plazo (a un año o más de un año) constituyeron el 46,2%. Sólo un 2,4% de los depósitos se mantiene como restringidos e inactivos.

Lo que si alegró bastante al sistema financiero fue el nivel de utilidades lograda en el periodo estudiado, ya que éstas subieron en 70,12% (US$21,6 millones). Las ganancias totales del periodo anduvieron por el orden de US$52,42 millones, concluye el informe de Abansa. http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6374&idArt=5029861

Pin It on Pinterest

Share This