Honduras tiene la moneda con menor devaluación en los últimos cinco años en la región centroamericana.
Bajo ese argumento, el Fondo Monetario Internacional recomendó al gobierno de Porfirio Lobo Sosa adoptar un régimen cambiario flexible para el lempira respecto al dólar estadounidense.
La propuesta es parte del contenido del informe «Consulta del Artículo IV correspondiente a 2010». Según un análisis del FMI denominado «Honduras: Evaluación del tipo de cambio», preparado por Mario Garza, representante de ese organismo internacional residente en el país, hasta 2009 la apreciación del lempira superó el 20% por la decisión gubernamental de mantener el tipo de cambio fijo (18.90 lempiras por dólar para la compra y 19.02 lempiras para la venta).
Sin embargo, la presidenta del Banco Central de Honduras, María Elena Mondragón, confirmó que el gobierno descarta devaluar el lempira en el corto plazo, pero dejó entrever que el BCH, como rector de la política monetaria y cambiaria del país, continuará monitoreando el comportamiento de algunas variables externas que impactan en el tipo de cambio.

¿Por qué devaluar?

Los expertos del Fondo Monetario consideran que el sostenimiento del tipo de cambio desde octubre de 2005 ha traído costos significativos para la economía hondureña, por ejemplo, aumento de las vulnerabilidades externas (disminución en la cobertura de las reservas desde 2006) y el mantenimiento de altos costos de transacciones para los bancos, importadores y exportadores.
A petición del gobierno de Manuel Zelaya Rosales, en mayo de 2008 una misión de asistencia técnica del FMI evaluó el sistema de tipo de cambio de Honduras y las opciones de regímenes alternativos.
Mientras la misión se encontraba en el país, el BCH adoptó una nueva regla operacional que permitía una banda muy estrecha y una depreciación máxima de 0.4% por mes.
De acuerdo con los expertos del Fondo Monetario, este arreglo era difícil de manejar e insostenible en el tiempo, era probable que aparecieran inconsistencias de política entre la inflación, reservas internacionales, objetivos del tipo de cambio y el arreglo podía llevar consigo a inflación de inercia o sobrevaluación si los parámetros de la banda no eran fijados apropiadamente.
El FMI consideró que la gran apreciación real de la moneda bajo el tipo de cambio de facto ha sido el resultado del alto precio y diferencia de la inflación y salarios entre Honduras respecto de sus socios comerciales.
Agregó que las mayores pérdidas de competitividad mantendrían las presiones sobre las reservas y aumentarían el riesgo de ajustes desordenados en la balanza de pagos.
Para el Fondo Monetario, la recomendación de dejar que la banda del tipo de cambio avanzara lentamente en línea con los diferenciales de inflación, como se hizo en el periodo 2000-2004, y proporcionando mayor flexibilidad dentro de la banda en el corto plazo, seguía siendo apropiado para Honduras bajo las condiciones actuales.
Adicionalmente, la misión argumentó que si la acción anterior se fortaleciera con las políticas fiscales y monetarias recomendadas, el impacto sobre la inflación y la estabilidad financiera de un incremento de la flexibilidad en el tipo de cambio sería pequeño.
régimen cambiario
A partir de junio de 1994, el Banco Central de Honduras introdujo la Subasta Pública de Divisas (Sapdi) y el tipo de cambio de referencia, el cual se determina en función de la oferta y demanda del mercado de divisas.
El tipo de cambio de referencia se movía 7 puntos porcentuales hacia arriba o hacia abajo hasta mediados de octubre de 2005 y a partir de esa fecha el precio de la moneda nacional frente al dólar estadounidense se ha mantenido estable.
De 1994 a 2005, el tipo de cambio de referencia del lempira respecto al dólar pasó de 7.30 a 18.90 lempiras, equivalente a una depreciación nominal de 11.60 lempiras y 158.9 puntos en valores porcentuales.
De acuerdo con la presidenta del BCH, un sistema de tipo de cambio debe contribuir a proteger el nivel de reservas internacionales y procurar la estabilidad de precios.
En ese sentido, Mondragón dijo que ellos monitorean el comportamiento de ciertas variables externas, las que en el futuro pueden determinar si amerita cambiar o no el régimen cambiario.http://m.elheraldo.hn/17566/show/0576cb4f15bb23bbcf1a01b3973679b0&t=3ebefcc392af2e8c42ce41893bf9a693

Pin It on Pinterest

Share This