Lograr proveer mantenimiento simultáneo de 11 aviones ha sido un largo camino. Esta empresa que nació como reparadora de aviones de TACA ha logrado ampliar su portafolio de clientes hasta ser un referente en la industria de mantenimiento y reparación de aeronaves (MRO, por sus siglas en inglés).

Aeroman cuenta con 4 hangares para acomodar 11 Lineas de Producción para aeronaves de cuerpo angosto (Airbus A320, Boeing B737 y en el futuro para Airbus A320neo). En 2017, la idea es tener capacidad para atender 17 aviones al mismo tiempo y convertirse en la principal estación de MRO en América Latina.

Línea de tiempo de Aeroman 1

Línea de tiempo de Aeroman 2

El core del negocio es el mantenimiento de fuselaje de aviones, pero la columna vertebral para su desarrollo es su capital humano. Ernesto Ruiz, presidente de Aeroman, conversó con Revista Summa y resaltó que el equipo humano y el deseo de aprender de los salvadoreños han sido clave para el crecimiento. «La laboriosidad de los salvadoreños, la entrega, el compromiso, el deseo de aprender ha sido clave en el salvadoreño. La gente de todo nivel ha sido clave», subrayó Ruiz.

Antes de tocar un avión, un colaborador de Aeroman debe estudiar por 18 meses en una capacitación especial en la Universidad de Don Bosco. Tiene salario y prestaciones, pero no puede tocar un avión. En cada convocatoria de empleo, Aeroman recibe más de 5.000 currículos, de esos sólo entra el 12%. La empresa da trabajo a 2.200 personas, la idea es dar empleo a otras 1.300 personas conforme se amplíen las líneas de producción en los próximos cinco años. Cada nueva línea de fuselaje implica 150 empleos necesarios.

«Les pagamos por estudiar y si sacan menos de 7 como nota los tenemos que sacar. La efectividad de reclutamiento es 12% de 5.000 que entran. Los buscamos con los requerimientos básicos: inglés básico, pensamiento lógico, les hacemos pruebas matemáticas, entrevistas técnicas, valores: recta, responsable, cumplir con metas», explicó Cristina Guirola, directora de recursos humanos de Aeroman.

Ruiz reforzó que crecer va de la mano de tener cantidades de colaboradores necesarios para proveer una nueva línea de producción. «Por los próximos años, siempre habrá necesidad de tener nuestro propio grupo de capacitación que son los que dan oportunidad a estos muchachos», dijo. Aeroman invierte US$2.5 millones en capacitación de su recurso humano, más otro US$1 millón para gente que se invierte para capacitación permanente en entrenamiento. «Es una industria donde siempre hay que estar siendo entrenado, para refrescar o aprender una práctica nueva», detalló Ruiz.

El Management de Aeroman siempre ha sido 100% salvadoreño. Con las diferentes ventas y adquisiciones que ha sufrido la compañía, la gerencia se ha mantenido en el país. «Se han llevado prácticas de El Salvador a operaciones fueran de El Salvador. Han visto la creatividad del salvadoreño. Lo que se ha hecho, se ha hecho a puro instinto. Los procesos, las prácticas, el know how ha ido saliendo de nuestra propia gente. Eso dio oportunidad de aprender y ver cómo lo hacíamos mejor al punto que lo hicimos mejor que los mejores», dijo Ruiz.

Nuevos clientes

Aeroman nació como reparadora de aviones de TACA con menos de 30 colaboradores. El crecimiento exponencial llegó cuando se amplió el Grupo TACA y se agregaron más aerolíneas centroamericanas. El verdadero salto ocurrió cuando lograron el voto de confianza de las aerolíneas norteamericanas. Aeroman cuenta entre sus clientes a Southwest Airlines, U.S. Airways, JetBlue, Avianca, Volaris y Delta AirLines.

«Fuimos capaces de demostrarles al mundo el trabajo del mantenimiento aeronáutico igual o mejor que cualquier taller del mundo. Nuestros clientes son de Estados Unidos, pero era demostrar que aquí se puede hacer igual o de mejor calidad (el aeromantenimiento), que nos vamos a tardar en hacer lo menos con menos. Fue el momento que empezaron a venir los primeros clientes grandes norteamericanos y una vez que llegaron fueron nuestros mejores publicistas en el mundo. Como el mundo sabía de estas líneas aéreas que se han ido para allá, se dieron cuenta que estaban obteniendo un mejor producto del que podían obtener en su casa», explicó el CEO de Aeroman.

La empresa con sede en El Salvador le quitó clientes a empresas de MRO en Estados Unidos.

Un segundo voto de confianza vino cuando Airbus invitó a Aeroman en 2005 a ser miembro de las estaciones reparadoras de ellos. «Es un grupo bastante cerrado, ahí estamos nosotros y sólo en este momento hay tres en el continente americano que tienen esa certificación. Hay otros que pueden hacer el mantenimiento igual que nosotros sí, pero como miembros del club sólo hay tres en América», recalcó Ruiz.

El Salvador como hub aeronáutico

Instalaciones de Aeroman

El Gobierno actual quiere convertir a El Salvador en un clúster aeronáutico y atraer inversiones en esta industria. Ruiz insiste en que El Salvador debe mirar de cerca lo que ya hace México cuya industria da empleo a más de 30.000 personas.

Como valor agregado, El Salvador ofrece:
– Costo de mano de obra competitiva, un 40% más bajo que una operación en México o Estados Unidos.
– Baja rotación de personal: La rotación de Aeroman ronda entre 3% y 4% anual. Esto es clave para el desempeño y el entrenamiento del capital humano.
– Rápida curva de aprendizaje: El Salvador asegura la absorción del conocimiento técnico requerido para realizar operaciones de clase mundial
– Carrera de técnico en aeronáutica, ofrecida por la Universidad Don Bosco.

Pero Ruiz subraya que a pesar de la iniciativa de convertir a El Salvador en un clúster aeronáutico, la fuerza de venta del país no lo refleja. «Tienen que salir a vender el país y apostarle al sector aeronáutico. Ahí deben mostrar a Aeroman, demostrar que el salvadoreño es capaz de trabajar en este tipo de producto. Si se garantiza seguridad jurídica, ciudadana no debería de haber un no de parte de un potencial inversionista», reforzó el alto ejecutivo. También enfatizó que México es muy hábil para atraer inversionistas.

Según Ruiz, se necesita inversión agregada al mantenimiento del fuselaje como un fabricante de algún componente del avión, telas alfombras, tornillería, computadoras. «Plantas que hagan overhall de turbina en Latinoamérica sólo ha dos: una en Querétaro y en Río de Janeiro. Al hablar del sector aeronáutico es bien amplio», dijo.

Aeroman también necesita inversión de parte de CEPA (Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma) que administra el Aeropuerto Internacional de El Salvador. El Plan Maestro sólo incluye obras de infraestructuras relacionadas con áreas de pasajeros y carga. «La mira es obtener aprobaciones y acompañamiento de gobierno para construcción de hangares porque los hangares están a su máxima capacidad. Lo que está del hangar para afuera es infraestructura CEPA. No se ha incluido inversión para lo que estamos haciendo», expresó Ruiz.

Se trata de un área de 38.000 m2. Es un área que incluye áreas de apoyo a los hangares: cafetería, oficinas, talleres, áreas verdes. Pero para concretarse, necesita se necesita inversión en las pistas, para que más aviones se conecten con los hangares de Aeroman.www.revistasumma.com

Pin It on Pinterest

Share This