Iberia y British Airways cubrirán esta semana una nueva etapa en su largo proceso de fusión. La Comisión Europea dará su veredicto al proyecto que creará la quinta línea aérea del mundo por facturación, con cerca de 14.000 millones de euros.

Las dos aerolíneas, que esperan cerrar el proceso a finales de este ejercicio, entregaron la documentación sobre la unión a las autoridades de la competencia de Bruselas a principios de junio. Según los plazos reglamentarios, los expertos comunitarios tienen hasta el jueves 15 de julio para dar luz verde o, si detectan que el proyecto puede afectar al mercado, abrir una segunda fase en la que negociar concesiones con las compañía.

Solapamientos

Los abogados de British e Iberia, sin embargo, están seguros de que Bruselas validará el proceso, ya que apenas existen solapamientos entre las redes de vuelos de ambas empresas, según fuentes al tanto del proceso. Las mismas fuentes señalan que no han recibido ningún comunicación por parte de Competencia que haga sospechar que el veredicto se pueda retrasar.
En el caso de optar por analizar más en profundidad el proyecto, el regulador europeo tiene otros 35 días laborables de plazo, lo que retrasaría el calendario hasta finales de agosto. En esta fase, Bruselas podría pedir la devolución de derechos de despegue de slots (derechos de vuelo) para aprobar la operación.
La única ruta en la que coinciden las dos empresas y, por lo tanto, la que podría levantar las sospechas comunitarias es la que une Madrid-Barajas con Londres-Heathrow. Ambas aerolíneas explotan conjuntamente este destino desde 2004 mediante una sociedad en la que comparten ingresos y beneficios y que fija los horarios.
En total, ofrecen hasta doce vuelos diarios por trayecto. Este pacto ya recibió, en su momento, el visto bueno de Bruselas, pero los expertos legales advierten que la Comisión puede volver a analizar la ruta y exigir la cesión de slots si lo cree conveniente.
Lo positivo para Iberia-BA es que existe mucha competencia en la ruta entre Madrid y Londres. Air Europa, Ryanair y easyJet mantienen una dura competencia desde hace años en ese destino.
Al margen del visto bueno de Bruselas, Iberia y British ya tienen desde hace tres semanas el permiso de las autoridades estadounidenses para la fusión.
Para las compañías es muy importante la fecha en la que reciban la autorización de la Comisión Europea porque, a partir de ese día, los directivos de ambas compañías podrán sentarse a coordinar su oferta comercial y hablar de precios y rutas sin estar vulnerando ninguna ley.
De los 400 millones de euros de sinergias que Iberia-BA quieren obtener de la fusión a partir del quinto año, cerca del 30% se obtendrán de la parte de ingresos mediante una mejor estructura de vuelos y comercial. El resto de ahorros procederá de la reducción de costes.
El siguiente hito en la fusión se producirá en septiembre, cuando las autoridades regulatorias del Reino Unido aprueben el pacto entre British y los gestores de sus fondos de pensiones para enjugar el déficit de esos vehículos de inversión. El consejo de Iberia también tiene que pronunciarse sobre el pacto.
Tras estos pasos, las juntas de accionistas deben votar el acuerdo de fusión en noviembre. En ese momento, nacerá International Airlines Group (IAG), la empresa hólding que dará entrada a los accionistas españoles y británicos y de la que colgarán Iberia y British Airways.http://www.expansion.com/2010/07/12/empresas/transporte/1278889846.html

Pin It on Pinterest

Share This