La calificadora de riesgo Fitch Ratings ratificó ayer la calificación de la deuda de largo plazo en moneda local y extranjera de El Salvador en «BB» con perspectiva negativa.
La agencia también mantuvo la nota para la deuda de corto plazo en «B» y el techo para el país en «BBB-«.

Sin embargo, dijo que «la estabilidad monetaria apuntalada por la dolarización oficial, un buen registro de reformas estructurales, un sector financiero estable y el continuo apoyo multilateral respaldan las calificaciones de El Salvador».

Pero en opinión de Fitch, el bajo crecimiento económico y la aún desfavorable dinámica de deuda presenta riesgos para la solvencia soberana de El Salvador, lo que justifica el panorama negativo de sus calificaciones, añadió.

«En el contexto de la dolarización, la continua alza de la carga de deuda pública limitaría aún más la maniobrabilidad fiscal del país en el supuesto de potenciales crisis domésticas o externas», detalló Erich Arispe, director del grupo soberano de Fitch.

MÁS DEUDA

La calificación fue mantenida por Fitch pese a que durante la administración del presidente Mauricio Funes, El Salvador ha incrementado sus niveles de deuda para hacer frente al fuerte déficit fiscal.

Según datos de la agencia calificadora en El Salvador, la deuda total del país ascendió al 31 de diciembre del año pasado a US$10,371 millones, lo que equivale al 45.2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Mientras la proyecciones de la agencia destacan que para finales de este año, la deuda subirá a 50.8% del PIB, lo que llevará implícito un incremento del déficit fiscal de -5.0% respecto al PIB.

Otra proyección muy preocupante para la dirigencia local de Fitch en El Salvador es que el país solo crecerá 0.2 por ciento este año. Si esa proyección se cumple, la deuda pública total del país subiría al 54.7% del PIB en 2011, lo que implicará un déficit fiscal de -4.5%, según Fitch.

http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=6374&idArt=4946799

Pin It on Pinterest

Share This