Las investigaciones demuestran que la diversidad de género en el liderazgo es un buen negocio que genera dividendos para empresas.

Por Revista Summa

IFC, miembro del Grupo Banco Mundial, seleccionó a cuatro mujeres de América Latina, incluida una colombiana, entre las 20 mujeres líderes empresariales más destacadas de los mercados emergentes y fronterizos.  Las cuatro sobresalen pon su éxito profesional construido a partir del desafío a los estereotipos y prejuicios de género que suelen dificultar la participación de mujeres en cargos gerenciales. 

La publicación Trailblazers: Portraits of Female Business Leadership in Emerging and Frontier Markets destaca las trayectorias personales y profesionales de empresarias en mercados emergentes y fronterizos, incluidos Argentina, Brasil y Panamá, además de Colombia. A través de su liderazgo, estas mujeres han ayudado a crear nuevos mercados, al tiempo que han agregado valor comercial para sus organizaciones, dando un impulso a sus comunidades y economías nacionales. 

IFC se asoció con CESA y el Instituto Colombiano de Gobierno Corporativo en este evento de lanzamiento. La publicación se produjo en asociación con Canadá, Luxemburgo y el Fondo SDG para presentar la publicación en Bogotá. 

Rosario Córdoba Garcés, de Colombia, contribuye a mejorar la competitividad económica de la nación como presidenta del Consejo Privado de Competitividad, donde ha impulsado reformas del sector privado y estructurales. Córdoba Garcés también se desempeña como presidenta independiente de la junta de Grupo Argos, líder en gobierno corporativo y sostenibilidad. 

Andrea Grobocopatel, de Argentina, creció en una ciudad rural y es nieta de inmigrantes judíos que llegaron como refugiados de la Segunda Guerra Mundial. En la edad adulta, ella y su familia convirtieron su pequeña granja en Los Grobo, un conglomerado de agronegocios que ha logrado alcanzar el liderazgo en el mercado. Hoy se dedica a FLOR, fundación que cita a mujeres para puestos de toma de decisiones con el objetivo de mejorar la gobernanza y construir organizaciones responsables. Grobocopatel también creó Resiliencia SGR, una organización sin fines de lucro centrada en la inclusión financiera.

La brasileña Ana Paula Pessoa coordinó los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos de Río 2016 y se convirtió con éxito en la primera CFO femenina de los Juegos, una hazaña notable dada la turbulenta situación financiera que atravesaba la nación en ese momento. Hoy Pessoa es inversionista y presidenta de Kunumi AI, una compañía líder de inteligencia artificial en Brasil, al tiempo en que se desempeña como la directora profesional de una junta de compañías globales con el fin de guiarlas hacia prácticas más equitativas. 

Sigrid Simons de Muller, de Panamá, le da crédito a su familia por alentarla a buscar las mismas oportunidades profesionales que sus hermanos. Como experta en gobernanza de empresas y una requerida directora independiente, contribuye a lograr un mejor equilibrio de género en el liderazgo a escala nacional, a la vez que fungió como asesora de una ley recientemente aprobada que requiere una participación femenina del 30 por ciento en los directorios de empresas e instituciones de Panamá. 

Las investigaciones demuestran que la diversidad de género en el liderazgo es un buen negocio que genera dividendos para empresas, comunidades y economías. Un estudio de 2016 del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) elaborado con una muestra de más de 7.000 compañías que cotizan en bolsa en América Latina y el Caribe reveló que las empresas con mujeres en sus juntas directivas o suites ejecutivas eran más rentables que aquellas con juntas y gerencia masculina. Pese a esto, las mujeres apenas ocupan alrededor del 10 % de los puestos de las juntas directivas en toda la región, mientras que en todo el mundo las mujeres ocupan solo el 15 % de los puestos del directorio y el 4 % de los puestos de CEO y posiciones de consejo.

Además de las cuatro mujeres latinoamericanas mencionadas, la lista incluye mujeres empresarias de China, Egipto, Ghana, India, Irak, Jordania, Kenia, Líbano, Marruecos, Myanmar, Sudáfrica, Turquía, Uganda, Vietnam y Yemen. Todas representan una amplia gama de experiencia en la industria, desde tecnología de la información hasta servicios de mensajería, desde atención médica hasta finanzas para el desarrollo.

«Al compartir las historias de empoderamiento de estas pioneras, esperamos que las mujeres profesionales en todas partes encuentren inspiración para seguir sus propias trayectorias profesionales ascendentes,” resaltó Elizabeth Martínez de Marcano, gerente de IFC para la región andina. «Aumentar la cartera de talentos de liderazgo femenino y reducir las brechas de género constituyen una prioridad de IFC y un imperativo para el desarrollo.» 

La publicación, pieza del programa Women on Boards and in Business Leadership, forma parte de la estrategia de género multifacética de IFC, la cual incluye acelerar el ritmo al que las mujeres se unen a los directorios y asumen puestos C-suite (ejecutivos más importantes de una corporación) de los mercados emergentes y fronterizos.

Pin It on Pinterest

Share This