Hasta abril de este año, los préstamos vencidos de personas naturales sumaban US$207.6 millones, una variación anual del 21.8%, según datos de la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA). Entre 2008 y 2010, estos préstamos incrementaron US$151.5 millones.

La cartera de préstamos vencidos total, que incluye a empresas, sumó US$334.3 millones, US$39.4 millones (13.4%) más comparado con abril de 2009 y US$16.6 millones (5.2%) sobre el saldo que se mantenía a diciembre de 2009.

Armando Arias, presidente de ABANSA, señala que a raíz de la crisis económica internacional, la capacidad de pago de los salvadoreños ha mostrado un decaimiento desde 2008. Como una forma de apoyo, los bancos del país reestructuraron los créditos de unas 50,000 personas el año pasado, han refinanciado préstamos de personas naturales y de empresas por US$160 millones en los últimos cuatro años.

Hoy, dijo, han solicitado a la superintendencia del Sistema Financiero (SSF) que flexibilice la normativa de clasificación de las categorías de personas sujetas de crédito en relación a su solvencia o insolvencia, con el fin de encontrar una solución.

«Al flexibilizar estas normas, que les estamos pidiendo por el plazo de un año, nos podrá permitir que aquellas personas que deban $100,000 en conjunto o menos les podremos refinanciar o reestructurar el crédito», indicó. La normativa de la SSF impide financiar o refinanciar a alguien con una clasificación baja.

Arias explicó que según la legislación actual, si un cliente de la categoría A o A1 pide un refinanciamiento, es fácil dárselo, empero, a medida que la categoría se va deteriorando el refinancimiento se vuelve difícil. Según la Ley de Bancos, los criterios para clasificar a deudores con créditos menores a US$100,000 deberán ser establecidos en las políticas de la entidad y podrán diferir de los criterios de la ley, excepto en los días de morosidad que no podrán ser menos estrictos que los establecidos.

«Nosotros tenemos que hacer más reservas y ser más estrictos para poderlos refinanciar, entonces, no solo es una decisión del banco, sino que el banco está regulado por esa normativa (de la SSF), pero al flexibilizarse esa normativa, en donde probablemente una persona pueda pasar una categoría superior, nosotros la podemos refinanciar o reestructurar mas fácilmente», dijo.

Contra ley de quiebra

El sector bancario del país no es receptivo con la aprobación de una propuesta de ley de quiebra que beneficiaría a los deudores en general, y considera que esto sería contraproducente.

«Escuché que la iniciativa del Frente hablaba de que iban a beneficiar a 7,000 personas; creo que la iniciativa nuestra, aunque es menos impactante, va a ser mucho más por esa gente a la que nosotros vamos a poder refinanciar. No creemos que sea prudente una normativa general, por que eso fomenta una cultura de no pago», indicó Arias

El anteproyecto de la denominada Ley Especial de Protección a la Persona Deudora en situación de Insolvencia, propuesta por el FMLN, ya tuvo una observación de la SSF, al considerar que podría dar paso a «la desestabilización del sistema financiero», y consideró necesaria una modificación del anteproyecto.

La solicitud de créditos tampoco despega

«La solicitud de crédito está 70% menos de lo que ha sido en tiempos normales, hay solicitudes con menos montos requeridos y también menos cantidades de solicitudes», explicó el titular de ABANSA.
Según el reporte de la asociación, a abril de este año los préstamos brutos totalizaron US$8,555.6 millones: US$79.8 millones (-0.9%) menos si se compara con el saldo a diciembre de 2009 y US$379.7 millones (-4.2%) menos comparados con abril de 2009.

«La banca está preparada para poder participar en la reactivación. Tenemos entre US$800 millones y US$1,000 millones que están listos para ser prestados, lo que necesitamos es que vengan inversionistas con proyectos y que estos tengan demanda», dijo Arias.

Por otra parte, ABANSA destaca en su informe que a abril de este año los depósitos crecieron US$502.8 millones (5.7%) al compararse con abril de 2009 y totalizaron US$9,277.6 millones.

Por tipo, los depósitos hasta un año plazo concentran el 45.5% del total, seguido por aquellos de corriente con 25.7% y después los depósitos en cuenta de ahorro con un 25.7%. Los depósitos son una importante fuente de liquidez para los bancos. Cuando se agudizó la crisis, proteger estos recursos fue una de las prioridades.
http://www.laprensagrafica.com/economia/nacional/126741-los-prestamos-vencidos-superan-3343-millones.html

Pin It on Pinterest

Share This