América Central podría estar dispuesta a flexibilizar un poco más el acceso a su mercado, siempre y cuando sea más dúctil la Unión Europea, y que además los productos sujetos a mayor apertura por parte del istmo no sean subsidiados, dado el nivel de competencia desleal que significaría para los productores centroamericanos.

Wilmer Fernández, dirigente del sector lácteo de Nicaragua, dijo que el día de hoy será, seguramente, crucial para los negociadores centroamericanos en Madrid, donde se estaría tratando el tema de la flexibilización para tratar de destrabar las negociaciones y que pueda ser firmado el acuerdo el martes 18 de mayo en la capital madrileña.

«Nuestra posición en torno al tema de los lácteos es que no hay forma de abrirla más que lo que ya hemos ofrecido, que son las 500 toneladas de leche en polvo que Panamá está dispuesta a absorber en su mercado», explicó Fernández.

La Unión Europea está demandando que América Central permita el ingreso a su territorio de unas dos mil toneladas de leche en polvo. Sin embargo, los negociadores centroamericanos, tras consultar a los productores del área, manifestaron que si permiten un ingreso mayor de la leche en polvo del Viejo Continente afectarán al sector, dado que la exportación de ese producto es subsidiada por la Unión Europea.

Fernández, quien no logró viajar a Madrid, comentó a EL NUEVO DIARIO, que le escribió a la viceministro Verónica Rojas, le informó «no hay manera de cómo abrirnos más en el caso de leche en polvo y que solicitarán que si se abre más en torno a la leche en polvo, se le pedirá a Panamá que ellos absorban a cambio de la leche evaporada».

Mayor apertura

Por otra parte destacó que América Central está abriéndose, flexibilizándose, dado que los europeos solicitan 100 toneladas de lacto suero. «Esta es la única partida arancelaria en la que podemos llegar hasta 500 o mil toneladas, es la única opción a ofrecer en flexibilización», sin embargo, Fernández añadió que eso está en dependencia del impacto que pueda tener el producto al que se le dé mayor apertura, a cambio de cual y viendo la forma en cómo estará distribuido.

Señala el dirigente lácteo que la propuesta del sector es que todo producto en el cual abra su mercado América Central, no esté sujeto o beneficiado con subsidios a la exportación, porque para los europeos, la parte de apoyos internos no es sujeto de discusión en el tratado, por lo tanto, de aceptarse, afectaría a la producción centroamericana en referencia a productos similares, como en el caso de los quesos.

En ese sentido destacó que Europa no está reconociendo las grandes asimetrías existentes entre las dos regiones, además demanda que no se esté sujeto a indicaciones geográficas, también como en el caso de quesos tipo parmesano el cheddar o mozarela, que son originarios del Viejo Continente, pero que también se producen en América Central.

«De hecho nosotros queremos proteger los quesos que producimos en la región y ellos también protegen los suyos», destacó el dirigente lácteo, quien a su vez destacó la posición de los negociadores nicaragüenses de escuchar a los productores locales para asumir posiciones.

Recordó que los negociadores nicaragüenses, como el ministro Orlando Solórzano y Henry Thopson, además del canciller Samuel Santos expusieron que «lo que dijéramos los productores nicaragüenses, eso es lo que nosotros íbamos a negociar», al tiempo que planteó que lo que se quiere es un balance, una flexibilización, en la cual no se sacrifique a ningún sector por favorecer a otros, que las cargas sean equiparadas.http://www.elnuevodiario.com.ni/economia/74303

Pin It on Pinterest

Share This