El Aeropuerto Internacional El Salvador (AIES) será ampliado hasta 2011, en las áreas de migración con aduanas y chequeo de pasajeros, utilizando las actuales zonas de estacionamiento oriente y poniente, informaron autoridades de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA).
Según citó el periódico La Prensa Gráfica, se necesitarán US$25 millones para las primeras fases de expansión y se contemplaría en el presupuesto de la autónoma para el año 2011, dijo el mismo periódico. Guillermo López Suárez, presidente de la entidad, señaló que la primera expansión será revisar la zona de migración y aduanas, que es donde se genera el principal «cuello de botella» por la llegada al país, en un corto plazo, de la mayoría de vuelos.

La primera fase incluirá la construcción de tres posiciones de estacionamiento con puentes (actualmente remotas) y dos remotas nuevas, con lo cual el aeropuerto llegaría a 19 posiciones de estacionamiento.

«Nuestro problema no es de puentes; nuestros cuellos de botella son de gente en aduanas y chequeo. Son como 10.000 personas que pasan por el aeropuerto diariamente, sin mencionar las que vienen de visita», indicó Ricardo Sauerbrey, gerente del AIES.

La zona de migración y aduanas tiene una superficie de 3.690 metros cuadrados, y se agregarán 2.827 metros cuadrados que los ocupan compañías con servicio de taxis, más el área de lobby para el público en el costado oriente, que ocupa 1.217 metros cuadrados, dijo el mismo periódico.

«La zona más necesitada de expansión es donde están los taxis. Tenemos el cuello de botella de la salida y del chequeo, que es la entrada donde el flujo de acumulación es distinto», explicó Suárez.

En diversas ocasiones, el sector privado del país ha señalado la necesidad de ampliar las instalaciones del AIES, ya que su capacidad (1,5 millones de pasajeros) fue rebasada hace años con un flujo promedio superior a dos millones de personas al año.

Datos de CEPA indican que de enero a septiembre de este año el movimiento de pasajeros totalizó 1,5 millones, de los que 575.220 fueron de salida. A agosto pasado, la reducción era del 7% debido a los efectos en la industria aeronáutica de la crisis financiera internacional.

Sin embargo, las finanzas públicas salvadoreñas también están en crisis, según el diario El Mundo. Suárez destacó que la ampliación no es una inversión prioritaria para el actual Gobierno. El funcionario explicó a El Mundo que la situación económica, de la que no escapa CEPA, ahoga la posibilidad de orientar fondos para ampliación o mejoras en la terminal aérea. Añadió que el gobierno actual ha decidido orientar sus esfuerzos al área social.

Suárez defendió que el aeropuerto salvadoreño sigue siendo eficiente, en comparación al resto de Centroamérica. «Si usted viaja por toda Centroamérica se da cuenta de que el Aeropuerto de Comalapa sigue siendo un buen aeropuerto, en las condiciones en las que estamos sigue siendo eficiente», dijo.

Recientemente, TACA expresó la posibilidad de retirar sus operaciones del país, si no se amplía el Aeropuerto Internacional, destacó El Mundo.

Al respecto, López Suárez dijo que «sin descalificarle, es una amenaza un poco prepotente. Aquí los que le dan vida al negocio son los clientes, no las herramientas o los edificios».

El presidente de CEPA insistió en la eficiencia del inmueble, pese a que necesita mejoras. Añadió que los inconvenientes de atraso se dan en las tres horas pico: de 7:00 a 9:00 de la mañana, de 11:30 de la mañana a 1:00 de la tarde y de 5:00 de la tarde a 7:30 de la noche. «Hay otras horas donde ni las moscas vuelan en el aeropuerto», dijo a El Mundo.http://www.laprensagrafica.com/economia/nacional/68525–preparan-ampliacion-de-aeropuerto.html; http://www.elmundo.com.sv/Mambo/index.php?option=com_content&task=view&id=21944&Itemid=27

Pin It on Pinterest

Share This