El Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) rechazó el dictamen de ley de moratoria, impulsada por el autodenominado Movimiento Nacional de Productores y Comerciantes, conocido como el Movimiento de No Pago, publicó La Prensa.

El presidente del COSEP, José Adán Aguerri, dijo que enviaron una misiva de protesta al Presidente nicaragüense Daniel Ortega, la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional, y a los jefes de bancada.

Desde hace más de un año, el Movimiento de No Pago presiona para que el sector microfinanciero reestructure deudas a varios años de plazo. La Prensa dijo que pese a que en muchos casos se han reestructurado deudas, sólo un mínimo porcentaje de los morosos se ha acercado a saldar sus compromisos.

La Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (ASOMIF) y la banca han reestructurado deudas de casi 26.000 clientes a nivel nacional, reportó La Prensa. Esta renegociación ha significado unos US$29,1 millones (600 millones de córdobas), un 6% del total de la cartera crediticia de ASOMIF.

El proyecto de ley que critican los privados establece un techo del 12% para las cuentas a reestructurar, con un plazo de pago de cuatro años para los créditos menores a US$10.000, con un período de gracia de seis meses. Para quienes deben más de US$10.000 el plazo será de cinco años, con los mismos seis meses de gracia, consignó La Presa.

La Ley Especial para el Establecimiento de Condiciones Básicas y de Garantía para la Renegociación de Adeudos entre las Instituciones Microfinancieras y Deudores en Mora incluye la dispensa de los intereses moratorios y de los costos legales en los que se han incurrido en el trámite de cobro. También cancelaría 120 días los juicios promovidos por las microfinancieras en contra de clientes agropecuarios o comerciantes, y suspendería los embargos.

Para el COSEP, la aprobación de esta ley dispararía el riesgo país de Nicaragua. “Sería una ley que estaría yendo en contra de la libre empresa, y la libre actividad económica… Ese tipo de ley estaría promoviendo la cultura del no pago, y en vez de beneficiar a 1.500 personas, estarían perjudicando a más de 450.000 personas”, dijo Aguerri a La Prensa.

El empresario señaló que de subir el riesgo país, entrarían los recursos más caros. Esto incluye al financiamiento en general, en especial, el de proveedores internacionales.

En la carta exponen que en los primeros seis meses de este año, fruto de la inestabilidad provocada por el Movimiento de No pago, se ha reducido en US$50 millones la cartera de las microfinancieras y el de las instituciones bancarias en Nicaragua. El COSEP dice que los usuarios del microcrédito se han reducido en unos 30.000 clientes.

El Gobierno señaló que no aprobará ninguna ley de moratoria. Pero a cambio, las microfinancieras deberán financiar al sector productivo en el ciclo agrícola 2009-2010.
http://www.laprensa.com.ni/archivo/2009/octubre/15/noticias/economia/#

Pin It on Pinterest

Share This