Un nuevo modo de vida, el negocio de WeWork

7 mayo, 2019
in Category: Gerencia
0 0

Un nuevo modo de vida, el negocio de WeWork

Un nuevo modo de vida, el negocio de WeWork

La empresa que espacios de coworking, escuelas, retail y otros negocios busca hacer rentable su propuesta de un “nuevo modo de vida” en comunidad y para ello alista su salida a bolsa.

Por Expansión

Los oficinistas que adoptan el lema “Gracias a Dios es lunes”, los departamentos de convivencia con áreas comunales ruidosas para que nunca te sientas solo y escuelas que desatan los superpoderes de emprendimiento de tus hijos, son algunas de las visiones utópicas de The We Company, la empresa matriz del gigante del coworking WeWork, que presentó documentación confidencial esta semana en la que indica su intención de volverse pública.

The We Company se une a una serie de otras empresas privadas altamente valoradas que esperan debutar en Wall Street este año. Incluso bajo los elevados estándares de Silicon Valley, The We Company sobresale gracias a sus ambiciones increíblemente amplias y poco claras.

Mientras que Uber y Lyft prometen mejorar cómo nos desplazamos y Pinterest intenta cambiar cómo compramos, WeWork busca cambiar el resto de nuestras vidas: cómo trabajamos, vivimos y educamos a nuestros hijos.

A partir de sus varias empresas, The We Company busca vender “comunidad”.

Lo que parece ser una red creciente de espacios de coworking, edificios de vivienda compartida y una escuela, también tiene un estudio de fitness, Rise by We y una nueva ubicación híbrida entre cafetería, tienda y coworking en la ciudad de Nueva York. La tienda vende mercancía de “We” tal como una chamarra militar “We The People” de edición limitada por 148 dólares, con botones que muestran algunas de sus frases populares como “Do what you love” (Haz lo que amas, una de varias frases registradas por la compañía).

The We Company afirma que su valor reside no solo en los espacios físicos que genera, sino en un valor menos claro: el crear un sentido de pertenencia. Su misión es “elevar la conciencia del mundo”, por tal motivo la empresa cree que lo logrará a través de su “red social física”, una frase que también registró.

“Como una de las redes físicas más grande del mundo, es nuestra responsabilidad ayudar a marcar el camino y poner el ejemplo global para la gente y corporaciones sobre cómo cuidar el uno al otro y a nuestro planeta”, dijo el CEO Adam Neumann a sus colaboradores esta semana en un correo obtenido por CNN Business. “En parte debido a la tecnología y en parte por el tiempo en que vivimos, el mundo nunca se había sentido tan pequeño y a la vez más gente que nunca afirma sentirse sola”.

Algunas personas tienen dudas sobre la sostenibilidad de su modelo de negocio: “Los ejecutivos de la empresa posicionan a WeWork no como un proveedor de oficinas, sino una comunidad. La empresa genera dinero principalmente a través del arbitraje de rentas: cobrando a sus miembros más de lo que tiene que pagar a sus arrendadores”, afirmó un nuevo reporte de CB Insights.

Al igual que otros unicornios que planean presentar su Oferta Pública Inicial (OPI) este año, The We Company está derrochando dinero. Sus finanzas son más extremas que la mayoría: su pérdida neta fue mayor que sus ingresos totales, de acuerdo con las métricas selectas que presentó a finales de marzo. Ellos mostraron que los ingresos totales de The We Company aumentaron en más del doble el año pasado, a 1,800 millones de dólares, pero sus pérdidas alcanzaron los 1,900 millones de dólares.

Pero también está inyectando fondos a más castillos en el aire tales como la creación de un nuevo tipo de escuela. En WeGrow, los niños pueden aprender Mandarín y Hebreo con un enfoque para enseñarles lo básico del emprendimiento mientras son jóvenes. Los niños mayores van y vienen de una granja un día a la semana para aprender a cosechar vegetales y experimentar la naturaleza.

Esas inversiones aparentemente no han afectado su recaudación de fondos. Hasta ahora han recaudado 6,500 millones de dólares y cuenta con una valuación tan alta como 47,000 millones de dólares, de acuerdo con CB Insights, además la empresa es considerada como una de las startups mejor valuadas en Estados Unidos.

La cultura interna de WeWork

The We Company cuenta con cerca de 10,000 empleados en todo el mundo y ha tomado una postura new-age similar al crear su cultura corporativa interna. Esto incluye exigir a sus colaboradores que viajen a su “Summer Camp” anual en la campiña inglesa en un esfuerzo por estrechar lazos.

También ha tomado posturas arriesgadas sobre lo que pueden consumir los empleados bajo su techo. En el verano pasado, WeWork prohibió la carne en las comidas de la empresa y dijo que no cubrirá los costos de comidas con carne en los reportes de gastos. También comenzó a limitar el número de cervezas gratuitas que podían tomar algunos miembros dentro de sus espacios de coworking. Esa regla no se extiende a sus propios empleados, a pesar de algunas preocupaciones por el impacto de la bebida en sus empleados.

Sin embargo, no todos son fanáticos de su cultura, algunos ex empleados de We Company han descrito la cultura como un culto y se han quejado de que presiona a los empleados a beber y a participar en eventos de la compañía. Algunos dijeron en reseñas de GlassDoor que odian los retiros obligatorios con sus colegas, por ejemplo.

Una ex empleada demandó a la empresa el otoño pasado por acusaciones de haber sido abusada sexualmente en dos eventos de la empresa y afirmó que fue despedida en respuesta a su reporte de los incidentes. WeWork disputó estas acusaciones, afirmando que ella fue despedida por motivos de su desempeño. Un juez de la Suprema Corte de Justicia de Nueva York tomó el lado de WeWork y desestimó algunas de sus acusaciones el mes pasado; el caso sigue abierto.

Diferentes tipos de fundadores

Para entender a The We Company y su obsesión con el concepto de la comunidad, ayuda saber más sobre sus cofundadores Adam Neumann y Miguel McKelvey. Neumann creció en una comunidad colectiva conocida como kibbutz en Israel , mientras que McKelvey, fue criado en Oregón y vivió en un tipo de comuna iniciada por cinco mujeres y sus hijos.

Ellos se conocieron lejos de sus raíces rurales en la ciudad de Nueva York, en ese momento, Neumann intentaba despegar una startup de ropa para bebés y McKelvey trabajaba para un taller de arquitectura. Su primera versión de WeWork fue una startup llamada Green Desk, que proporcionaba espacio de oficina asequible y amigable con el medio ambiente. Ellos comenzaron la empresa en 2008 y la vendieron rápidamente en 2009.

Con ambiciones más grandes, los dos lanzaron WeWork en 2010 y renombraron la empresa matriz The We Company en 2019.

La esposa de Neumann, Rebekah, también es socia fundadora y CEO de la escuela de The We Company. En un discurso presentado en la Federación UJA (United Jewish Appeal), Neumann refleccionó sobre cuando apenas conoció a Rebekah, cuyo punto de vista parece haber dejado una marca indeleble en WeWork. Rebekah le explicó qué era el éxito, algo que él pensaba antes estaba vinculado a la riqueza monetaria.

“Éxito es la persona que en sus 80 está rodeado por sus seres queridos, por más familiares, quien ha generado el mayor impacto en su planeta, quien se ha conectado con algo mayor a sí mismo y, no lo olvides, que se ha divertido mucho mientras lo hace”, recuerda que le dijo.

Ahora los tres lideran su creciente “red física” juntos, esperando que su visión única pueda encontrar un modo de introducirse en todos los aspectos de la vida de la gente, pero no solo por el dinero.

Neumann alguna vez señaló que los ingresos no eran el único motivo de interés para los inversionistas.

“Nadie invierte en una empresa de coworking que vale 20 mil millones de dólares. Eso no existe”, lo citan en un perfil de Forbes de 2017. “Nuestra valuación y tamaño hoy se basan mucho más en nuestra energía y espiritualidad que en nuestros ingresos”.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos