Sucesión accionaria y relaciones armoniosas en empresas familiares

12 enero, 2016
in Category: Gerencia
0 0

Sucesión accionaria y relaciones armoniosas en empresas familiares

Sucesión accionaria y relaciones armoniosas en empresas familiares

Por Eduardo L. Montiel y Octavio J. Martínez

La sucesión o transferencia accionaria es un tema que recibe poca atención en empresas familiares a pesar de su importancia para el éxito del negocio en el largo plazo. A medida que las acciones se transfieren a las siguientes generaciones y las participaciones individuales se diluyen, es más probable que algunos socios pierdan el compromiso o interés por continuar siendo parte del negocio familiar. Este desinterés puede ser particularmente agudo para socios-familiares que no están involucrados en la administración del negocio y, por lo tanto, tampoco reciben compensación salarial de la empresa.

Para evitar posibles problemas organizacionales y familiares que se deriven de las presiones de socios-familiares preocupados por mejorar su situación de liquidez, se recomienda implementar con anticipación mecanismos que gestionen adecuadamente estas situaciones. De lo contrario, las oportunidades de crecimiento y hasta la supervivencia de la compañía pueden verse afectadas. La necesidad de altos dividendos requeridos por algunos socios puede limitar el potencial de crecimiento en el largo plazo. Además, la presión de algunos socios por monetizar sus participaciones puede crear estrés emocional en deterioro de las relaciones en el núcleo familiar.

Desafortunadamente, tan solo una minoría de las empresas familiares anticipa estos problemas e implementa mecanismos adecuados. La Encuesta de Negocios Familiares en Estados Unidos conducida en conjunto por el grupo financiero MassMutual, la Universidad Estatal de Kennesaw y el Family Firm Institute (FFI) reportaba que en el año 2007 solo el 37% de las empresas familiares tenían acuerdos formales de compra-venta de acciones. Evidencia anecdótica sugiere que estos porcentajes son mucho menores en los países latinoamericanos.

Los acuerdos de compra-venta de acciones como parte de las estructuras y procesos de gobernabilidad establecen las reglas y procesos para la transferencia de las mismas. Con frecuencia, estos acuerdos prohíben la transferencia de acciones a inversionistas fuera del núcleo familiar. Aunque esta es una medida para evitar que inversionistas ajenos a la familia pongan en riesgo el control de la empresa, limita el mercado para las acciones y afecta la valoración de las mismas. Otros socios-familiares interesados en aumentar su participación pueden actuar oportunistamente y demandar grandes descuentos en el precio de compra de las acciones.

Por lo tanto, para mantener la armonía de la familia y el negocio se recomienda establecer una metodología transparente de valoración y comunicación interna del desempeño de la compañía en general y estimados independientes del valor  de las acciones en particular. También se recomienda considerar mecanismos que transfieran liquidez a los socios que no necesariamente involucren la venta final de sus acciones. Utilizando el respaldo de estas acciones, pueden desarrollarse mecanismos para atender tanto necesidades de liquidez inmediata como estructurales de socios-familiares.

Eduardo L. Montiel es profesor pleno, y Octavio J. Martínez es profesor asistente de INCAE Business School.
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos