¿Finanzas sanas? 4 hábitos sanos para el manejo de finanzas personales

20 febrero, 2018
in Category: Finanzas
0 0

¿Finanzas sanas? 4 hábitos sanos para el manejo de finanzas personales

¿Finanzas sanas? 4 hábitos sanos para el manejo de finanzas personales

Gastar demás, puede desencadenar una preocupación constante cuando la persona no tiene capacidad para responder por sus compromisos financieros.

Por Revista Summa

Para cada persona, comprar es una experiencia diferente. Hay quienes compran sólo lo que necesitan, otros esperan la temporada de rebajas, otros compran por capricho y hay quienes lo hacen de forma compulsiva o descontrolada. La libertad de elegir en qué, dónde o cuándo usar tu dinero para comprar no es sólo cuestión de gustos o deseo, implica otras variantes fundamentales como la disciplina, la voluntad y más importante aún, las metas financieras que cada persona se proponga lograr a lo largo de las diferentes etapas de la vida.

Gastar demás, puede desencadenar una preocupación constante cuando la persona no tiene capacidad para responder por sus compromisos financieros. Las compras desmedidas traen consecuencias serias y el dinero que debería estar destinado a otros rubros, como alimentación o pagos de necesidades básicas puede terminar en un saco roto. Es aquí donde la creación de un presupuesto, seguirlo y mantenerlo actualizado juega un papel muy importante en el desarrollo de hábitos saludables para un buen manejo de las finanzas personales.

Finanzas Prácticas, el programa de educación financiera de Visa destaca algunos factores relevantes a ser considerados en el manejo responsable del dinero:

¿Finanzas sanas? Lograrlo puede ser simple

Para lograr desarrollar hábitos sanos en el manejo de las finanzas personales, como en tantos otros aspectos de la vida, dos de los elementos primordiales son el orden y la disciplina. No obstante, llevar una vida financiera ordenada no se refiere necesariamente a tener un control obsesivo sobre todas nuestras operaciones financiera, así como vivir con un temor perenne ante el riesgo. Se trata de estar al tanto de nuestros ingresos y gastos para planear el futuro con mayor comodidad, poder ahorrar, invertir y proyectar a largo plazo.

 Por esto, es importante considerar:

o    Elaborar un presupuesto: si no tienes experiencia elaborando y siguiendo un presupuesto, podrías comenzar por hacerlo semanal o quincenal. Identifica tus puntos débiles para que conforme pase el tiempo, puedas ir modificándolo.

o    Pagar a tiempo: ten siempre presentes todas las fechas de pago. Incluye las tarjetas de crédito, los servicios básicos como gas, luz, agua, internet, teléfono, arriendo, préstamos, etc. Atrasarte podría traer multas o generar intereses.

o    Dividir gastos: si vives con tu familia o compartes apartamento, es importante revisar todos los gastos cotidianos para que éstos sean pagados entre todos o bien, que cada uno elija qué pagar y así no incurrir en deudas innecesarias.

o    Plantear metas financieras: sin duda alguna, este punto está relacionado con el ahorro. Si tienes claridad para qué necesitas el dinero, entonces trabajarás para conseguirlo. El manejo que le puedas dar a tu dinero, te ayudará a tomar mejores decisiones financieras y te permitirá tener un estilo de vida sano.

Algunas acciones que se pueden tomar para evitar dañar las finanzas:

  1. Controlar las ansias de comprar:  antes de realizar cualquier adquisición se debe analizar si el producto o servicio cubre una necesidad o deseo.  Si la respuesta corresponde a un deseo, se trata de una compra innecesaria y puede posponerse.
  2. Planear las compras:  una guía útil es hacer un listado de lo que es necesario durante el mes.
  3. Disfrutar de un pasatiempo: dedicar el tiempo a una actividad agradable permite reenfocar prioridades y disminuir la ansiedad por las compras.

Consejos para comprar con mesura

Primer paso: Un presupuesto es una herramienta muy útil en las finanzas, pues permite visualizar todos los ingresos disponibles y los pagos que se harán durante el mes. De esta forma es más fácil llevar un control y recortar aquellos gastos que no son prioridad.

Segundo paso: Teniendo un presupuesto es posible calcular y organizar de forma sistemática los pagos a rubros básicos (alimentación, servicios, transporte, etc.). Idealmente se recomienda llevar un registro detallado de todos los gastos en el mes.

Tercer paso:  Al momento de llevar un registro, es posible conocer con exactitud cada salida de dinero, lo que permite identificar los gastos que pueden reducirse fácilmente, o bien, eliminarse.   

Cuarto paso:   Comparar precios y analizar ofertas permite tomar mejores decisiones.  En poco tiempo se volverá un experto y disfrutará ahorrando dinero y encontrando un giro positivo para su bolsillo.

Quinto paso: La clave está en la organización.  Es permitido considerar un presupuesto mensual para gastos libres, pero no excederse del mismo. No se trata de privarse de antojos, pero si tomar en cuenta la capacidad adquisitiva para gastar de forma responsable. De esta manera, siempre se contará con un fondo de ahorro, útil para emergencias y asegurar estabilidad en las finanzas personales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos