Costa Rica: Santa Ana desarrolla certificación de prácticas agrícolas sostenibles

21 octubre, 2018
in Category: Buenas Prácticas
0 0

Costa Rica: Santa Ana desarrolla certificación de prácticas agrícolas sostenibles

Costa Rica: Santa Ana desarrolla certificación de prácticas agrícolas sostenibles

Municipalidad desarrolla modelo pionero en el país. 

Por Revista Summa

La Municipalidad de Santa Ana lanzó una certificación de prácticas agrícolas sostenibles que le asegura a los consumidores productos locales, cultivados bajo estándares de seguridad alimentaria y con buenas prácticas. A la fecha, 11 familias agricultoras se preparan para recibir el sello para sus productos, que, a su vez, les permitirá diversificar su oferta, al pasar de fincas monocultivo a integrales; y emprender en nuevos mercados con opciones más saludables y ecológicas.

Al ser un distintivo sostenible, se fomenta un uso eficiente de los recursos naturales y se aplican productos sintetizados de forma responsable, con el fin de minimizar riesgos para las personas”, comentó la Dra. Raquel Hernández, nutricionista coordinadora del Departamento de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN) del cantón, única oficina en la materia, a nivel municipal del país. Para certificarse de forma gratuita y voluntaria, sólo es necesario hacer la solicitud a SAN, un proceso que brindará asesoría al productor y no excede los dos meses.

El anuncio se realiza en el marco del Día Mundial de la Alimentación que se celebra el 16 de octubre, fecha que visibiliza el Objetivo de Desarrollo Sostenible, #HambreCero. Para alcanzar esta meta, es esencial mejorar las prácticas agrícolas, que garanticen la seguridad alimentaria y dietas sostenibles.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), para satisfacer la demanda en el 2050, la agricultura deberá producir casi un 50% más de alimentos, fuentes y biocombustibles que en el 2012.

A diferencia de otros países, en Costa Rica, los retos alimenticios radican en problemas de obesidad por malnutrición. Vista la seguridad alimentaria como un derecho humano y ante la necesidad de minimizar el daño ambiental; en abril del 2017 comenzó el Programa de Agricultura Orgánica y Producción Sostenible para Productores de Santa Ana, liderado por SAN y con apoyo del Consejo de Seguridad Alimentaria (COSAN), integrado por varias instituciones. La iniciativa apunta al desarrollo integral -ambiente, salud y calidad de vida-.

La doctora aseguró que, si bien Santa Ana se considera una ciudad urbana, todavía tiene más de 200 productores donde impera la agricultura familiar, por lo que es de gran valor estimular el consumo local. “Será posible visitar las fincas para conocer el proceso. Al ponerle un rostro a las familias productoras deseamos sensibilizar a la población y promover el respeto por los alimentos, para disminuir el desperdicio y motivar el consumo de dietas más sostenibles”, agregó.

A inicios del 2019 se entregarán los primeros sellos a diversos productos (verduras, frutas, vegetales y granos), tales como café, ajo, cebolla, tapa dulce, sobao, cítricos (limón mesino, criollo y dulce, mandarina y naranja). También se incluirán aguacate, chile, lechuga, tomate, tomate cherry, remolacha, maní y vainicas, entre otros.

Para sistematizar la información y como parte del proceso, cuatro fincas obtuvieron la Bandera Azul Ecológica (PBAE) en Producción Agropecuaria, y ya se preparan tres más.

Heiner Morales, productor certificado en PBAE, considera que gracias al programa descubrió otra forma de cultivar con beneficios que trascienden el campo. “Ha sido una experiencia provechosa, porque hemos visto un cambio en nuestras fincas. Las mejores prácticas, se reflejan en la producción, en nuestra mentalidad y salud. Esto es una oportunidad para superarme y llevar acabo el sueño de manejar la agricultura en armonía con el ambiente. ¡Es una belleza ver de nuevo lombrices en el suelo!”, indicó el agricultor.

Los expertos señalan que tras aplicar las técnicas sugeridas en las fincas y en el corto plazo, se puede esperar un incremento en la biodiversidad a nivel de suelo y fauna, una mejora sustancial en la capacidad fértil del suelo y en la nutrición de la planta, en beneficio de la salud general.

Adicionalmente, para cualquier persona interesada, el programa municipal ofrece capacitación que abarca temas de agro, producción y seguridad alimentaria. Mediante talleres mensuales teóricos-prácticos, los participantes construyen su propio conocimiento y descubren los beneficios de su aprendizaje. Se enseña desde el manejo de plagas, microflora del suelo y producción, técnicas de elaboración de abono, biofermentos, y quelatos (sales minerales), hasta educación nutricional de los alimentos.

ENCADENAMIENTO PRODUCTIVO CON APOYO DE LA EMPRESA PRIVADA | 

La FAO afirma que la misión planteada requiere involucrar diferentes sectores de la sociedad. De esta forma, a principios de este año, Santa Ana Country Club (SACC), club social y deportivo enfocado en el bienestar de quienes lo visitan y en la protección del ambiente, se integró a la iniciativa municipal, previendo detalles de su futura operación (actualmente al 70% de su construcción).

En sintonía con su visión de sostenibilidad y calidad de vida, el club desea abastecerse con productos locales, seguros (cadena de inocuidad) y amigables con el ambiente. Para procurar estabilidad al programa de agricultura, SACC lidera la creación de una Red de Comercios en el cantón, que puedan comprometerse a adquirir los productos certificados.

“Para el club, la sostenibilidad es un eje fundamental, desde el diseño, hasta la puesta en marcha. Al apoyar a los agricultores locales, además de disminuir la huella ambiental, aspiramos a crear un encadenamiento productivo que promueva un estilo de vida más sostenible y saludable. Nos emociona ser parte de este programa pionero en el país, al lado de un sector gubernamental comprometido con el bienestar de su cantón y esperamos que muchos comercios se matriculen”, enfatizó Laura Cruz, gerente de sostenibilidad de Garnier & Garnier, socio desarrollador de SACC.

Entre otros esfuerzos, el club colaboró con el diseño gráfico del sello, de forma participativa junto a los agricultores. Asimismo, gracias al apoyo de Pignataro Abogados, se les brindó asesoría legal para crear la Asociación de Agricultores Sostenibles de Santa Ana (APSSA), que les permitirá coordinar la propuesta de un Mercadito Sostenible en el nuevo parque, frente a la Iglesia Católica. El espacio será otra ventana para exponer un producto diferenciado y de temporada, a un consumidor más consciente de su nutrición.

SACC también asesora al grupo en la formulación de un plan estratégico y más adelante, le brindará orientación para conformarse como sociedad anónima, en aras de un convenio con la municipalidad.

La nutricionista representante del ayuntamiento considera que el club es un aliado estratégico debido a que se involucra directamente con el desarrollo de la comunidad y espera que el programa se convierta en un modelo para otras municipalidades.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos