Certificaciones: Un requisito imprescindible para las empresas que deseen sobrevivir en el mundo de los negocios

14 septiembre, 2018
in Category: En la mira
0 0

Certificaciones: Un requisito imprescindible para las empresas que deseen sobrevivir en el mundo de los negocios

Certificaciones: Un requisito imprescindible para las empresas que deseen sobrevivir en el mundo de los negocios

EN UN MERCADO TAN COMPETITIVO COMO EL ACTUAL, OPTAR A UNA NORMA O CERTIFICACIÓN INTERNACIONAL HA PASADO DE SER UN REQUISITO IMPORTANTE A UNO IMPRESCINDIBLE PARA LAS EMPRESAS QUE DESEEN SOBREVIVIR EN EL MUNDO DE LOS NEGOCIOS.

POR Rocío Ballestero, Alejandra Soto y Jenny Lozano

“Si el cliente lo pide, el empresario lo debe cumplir”, esa es una máxima que rige en el mundo de las normas y certificaciones internacionales, una alternativa clave y cada día más utilizada por las empresas para garantizar la calidad y competitividad de sus negocios. La intención es mejorar la productividad y la gestión, generar confianza y credibilidad, así como demostrar que la organización certificada cumple con los intereses del cliente, usuario o consumidor y demandas específicas de la sociedad.

Son consideradas un distintivo que brinda seguridad al cliente y prestigio a la compañía y pese a no tener carácter obligatorio, prácticamente se han convertido en un requisito indispensable para ingresar a ciertos mercados e inciden en el crecimiento económico, la cultura laboral y la capacidad para exportar.

“En un ambiente tan competitivo no solo es importante cumplir con normas sino necesario. El cliente percibe la calidad y se inclina por empresas que satisfacen sus expectativas”, asegura Héctor Herrera, secretario ejecutivo de la Comisión Guatemalteca de Normas (COGUANOR).

Existe un sin número de agencias internacionales y empresas que se dedican a certificar que las prácticas y procesos de producción de distintos sectores o giros de negocio se ajustan a estándares particulares.
Los certificados otorgados por la Organización Internacional de Normalización (ISO, por sus siglas en inglés) para determinar estándares de calidad empresarial son los reyes del mercado. Obtener una norma ISO implica para las empresas implementar buenas prácticas empresariales a través de una

política de calidad con objetivos medibles, cumplir determinados requisitos de satisfacción al cliente, y proporcionar la capa- citación necesaria para que los empleados alcancen las competencias requeridas, entre otras actividades.

Las más buscadas

Las ISO 9001-2015 de sistemas de gestión de la calidad y la ISO 14001 de sistemas de gestión ambiental siguen siendo las que llevan la batuta a nivel de número de empresas que se certifican a nivel mundial y las que más se implementan en las organizaciones”, reconoce Alexandra Rodríguez, directora de Normalización del Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO). La primera ha evolucionado. La versión 2008 de la ISO 9001 se basaba específica- mente en satisfacer las necesidades de los clientes, ahora incorpora el concepto de riesgos y a todas las demás partes interesadas.

“Ya no basta con estandarizar y ordenar procesos internos medidos a través de indicadores y que la organización esté orientada al cliente, debe demostrar un liderazgo con más capacidad de resolver inconvenientes”, agrega Wilfredo Fernández, líder

temático de la Escuela de Comercio Exterior de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (AGEXPORT). Asegura que eso permite evaluar según la probabilidad de ocurrencia de incidentes y vulnerabilidades a fin de tomar medidas correctivas que permitan adelantarse ante problemas como casos de contaminación ambiental, alteración de la inocuidad de los alimentos y otros o incluso evitar que se cometa un error o suceda un accidente.

Los desafíos

“En el mundo de hoy, las empresas ya no se rigen solamente por la calidad, sino también por la sostenibilidad, lo cual ha dado paso al surgimiento de otras herramientas innovadoras y nuevos temas que se están volviendo tendencia, no todos certificables, como el combate a la corrupción, gestión de residuos, seguridad ocupacional y buenas prácticas ambientales”, sos- tiene la directiva de INTECO.

En América Central, las grandes empresas y las trasnacionales son las que mueven el mercado de las certificaciones; recursos económicos limitados, dificultades de acceso a crédito y el hecho de que estas acciones aún no se traducen en incrementos significativos de las ventas locales frenan a muchas otras. Sin embargo, los especialistas estiman que, con el tiempo y nuevas exigencias de la sociedad, todas estarán obligadas a avanzar.

“El empresario debería de estar ávido en querer certificarse y conocer la competencia de sus colaboradores. Identificar las fortalezas y los puntos de oportunidad es muy importante”, destaca Claudia Valdez, jefa del departamento de certificación laboral del Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (INTECAP).

Desde hace más de tres años, los organismos de normalización de la región coordinan esfuerzos para im- pulsar la adopción de normas regionales en sectores vitales de la economía, como turismo, construcción, salud y ambiente. También trabajan en superar las asimetrías existentes entre las entidades, tanto en capacidad instalada como a nivel de instrumentos jurídicos.

“Estamos bastantes interesados en trabajar en bloque para elevar la competitividad. Los beneficios de la normalización y en la armonización regional están de cara a las expec- tativas del mercado y seremos más atractivos si tenemos normado todo lo que producimos, pero nos falta mucho camino por recorrer”, indica  Yanira Colindres, secretaria ejecutiva del Foro Centroamericano de Normalización y directora del Organismo Salvadoreño de Normalización.

A su criterio, por ejemplo, lo que un viajero busca en Costa Rica o Panamá espera encontrarlo en Nicaragua, El Salvador o en Guatemala, con la misma calidad. Y hace una reflexión final: “Somos países importadores y muchos de los que vienen a vender nos consultan sobre las normas que tenemos y en muchos temas no hay ninguna. Lo mismo ocurre con inversionistas y compradores. Tenemos que sensibilizar a las empresas sobre la importancia de las certificaciones porque podemos estar desaprovechando oportunidades”.

Beneficios

Ante el mercado:

Mejorar la imagen de los productos y/o servicios.
Favorecer el desarrollo y afianzar la posición de la empresa.

Ganar cuota de mercado y acceder a mercados exteriores gracias a
la confianza que genera entre los clientes y consumidores.

Ante los clientes:

Aumentar la satisfacción. Acceder a acuerdos de calidad concertada con los clientes.

Para la gestión de la empresa:

Servir como medio para mantener y mejorar la eficacia y adecuación del sistema de gestión de la calidad al poner de manifiesto los puntos de mejora.
Cimentar las bases de la gestión de la calidad y estimular a la empresa para entrar en un proceso de mejora continua.
Aumentar la motivación y participación del personal, así como mejorar la gestión de los recursos.
Eliminar múltiples auditorías.

FUENTE: CÁMARA DE COMERCIO DE ESPAÑA

CONSULTE EL ARTÍCULO COMPLETO AQUI: http://revistasumma.com/revista-digital/ 

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos