Autos eléctricos: Condiciones de Costa Rica auguran un futuro prometedor

11 septiembre, 2017
in Category: Tecnología
0 0

Autos eléctricos: Condiciones de Costa Rica auguran un futuro prometedor

Autos eléctricos: Condiciones de Costa Rica auguran un futuro prometedor

La estabilidad de una red eléctrica alimentada casi completamente con fuentes renovables limpias servirá de sustento al recambio de la flotilla vehícular.

Por Revista Summa
Si hay un punto de coincidencia entre todas las personas que aspiran a ver las calles costarricenses llenas de automóviles de tecnologías limpias es que Costa Rica reúne las características ideales para cambiar su flotilla vehícular a una eléctrica, pues ya tiene una red eléctrica alimentada en un 99% por fuentes renovables, que es estable y con cobertura del 99% de la población.

Mientras que varios países europeos ya establecieron fecha de expiración para el motor de combustión interna, que van de 2025 a 2050, sin haber resuelto el problema de sostenibilidad y limpieza de su matriz eléctrica; Costa Rica ya tiene ese camino andado.

“Los ventajas de los autos eléctricos son muchísimas, no podría enumerarlas todas, pero hay tres que consideraría que son las más importantes en el contexto de nuestro país. La primera es que usan electricidad que producimos aquí en el país, que es electricidad 100% renovable, que es electricidad limpia y que hace que podamos dejar de importar petróleo.

“Una segunda grandísima ventaja, es que son cero emisiones, no emiten contaminantes gaseosos locales, partículas, nitrógeno, etc  y se elimina un montón de residuos sólidos y líquidos que generan los vehículos tradicionales, pues no tienen aceite de motor, no tienen bujías, no usan muflas.

“Y una tercera grandísima ventaja, es el costo de operación; los vehículos eléctricos se operan a un 20 o 25% del costo por kilómetro en comparación a los vehículos de combustión interna” explica el Ing. Jorge Mario Montero, del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

¿Qué falta? Establecer las condiciones políticas y culturales para que los vehículos eléctricos de tecnologías limpias puedan entrar al mercado a precios asequibles.

Estas fueron las principales conclusiones del foro “El futuro de los autos eléctricos”, que organizó la Escuela de Ingeniería Electrónica, a través del Laboratorio de Sistemas Electrónicos para la Sostenibilidad (SES Lab) y con el apoyo de la Dirección de Cooperación, el pasado 31 de agosto en el Centro de las Artes del Campus Central del Tecnológico de Costa Rica (TEC).

El evento fue el punto de partida del envolvimiento más activo del TEC en la movilidad eléctrica, un tema que se vuelve crucial si el país realmente quiere alcanzar la ambiciosa meta de reducir a más de la mitad su emisión de los gases del efecto invernadero, que provocan el cambio climático, para 2050.

La meta es un cambio radical en la movilidad de los costarricenses, para que nos podamos trasladar sin dañar el ambiente, a bordo de vehículos de tecnologías limpias de cero emisiones.

Del conversatorio organizado en el TEC, quedó la señal de que existe un gran interés de la sociedad en la electrificación de la flotilla vehícular, como lo demostraron las personas que se congregaron y llenaron el Centro de las Artes ese día y quienes observaron la transmisión en vivo.

“En el foro vimos que no existe una amenaza inminente a la red eléctrica nacional con el ingreso de autos eléctricos y que el tema de los puntos de recarga no es un problema, pues parece que hay interés del ICE y comercial en desarrollarlos. Lo que falta es ponerse de acuerdo en políticas que ayuden a reducir el costo de los vehículos, para que los consumidores se entusiasmen más”, comentó Carlos Meza, coordinador de SES Lab.

El panorama de Costa Rica

La penetración de los autos eléctricos en Costa Rica depende, como en todo el mundo, del costo. Para esto toma importancia las iniciativas políticas para reducir los costos de esta tecnología.

En este momento se estudia en la Asamblea Legislativa el proyecto número 19.744 (Ley de incentivos y promoción para el transporte eléctrico), que fue uno de los temas de discusión en el foro organizado en el TEC.

Hay que estimular la demanda, en este caso a través de una matriz de incentivos, y para obtener una mayor innovación de quienes producen este tipo de transporte, y por el lado de la oferta, que en este caso es poder estimular a productores y a quienes van a instalar estas redes de recarga en Costa Rica”, explicó la diputada Marcela Guerrero, del Partido Acción Ciudadana, en la actividad del SES Lab.

Esta iniciativa apunta a aumentar las exenciones fiscales para la venta de vehículos eléctricos, nuevos y usados, durante los próximos cinco años o hasta que se alcance la meta de 100.000 de estos autos.

También se estudia el proyecto Ley 20.227 sobre Transición al Transporte no Contaminante, que pondría el 2030 como fecha límite para la venta de vehículos de combustión interna en Costa Rica.

“Ponemos otro principio, que es quien contamina paga. En el proceso de transición, hasta 2030, desde el momento en que se apruebe la ley, cada vehículo de hidrocarburos que entre al país pagará $500 adicionales y ¿qué vamos a hacer con esos $500?, los vamos a invertir en un ferrocarril de tecnología limpia (…).

“Y después de cinco años, ya no va a ser $500, va a ser $1.000, y con esos $500 adicionales los vamos a invertir para comprar transporte de buses eléctricos para las zonas rurales de este país”, explicó el diputado Rony Monge, de Liberación Nacional.

La esperanza es que estas rebajas de impuestos vayan acompañadas por un abaratamiento de la tecnología a nivel mundial y que en condiciones similares de precio, los costarricenses prefieran un vehículo eléctrico.

“Al principio las nuevas tecnologías son caras, recuerden lo caro que era un celular (…). Esto empieza con un paso sencillo: ayudarle al consumidor a que cuando va a comprar, eso que va a comprar no sea mucho más caro que la versión contaminante”, apuntó Mónica Araya, presidenta de Costa Rica Limpia.

Retos a Costa Rica

Además del precio de los automóviles, otros temas a resolver son la presión que una flotilla de vehículos eléctricos podría tener sobre la matriz eléctrica del país, la construcción de puntos de recarga rápida para trayectos largos y el desarrollo de capacidades técnicas para dar mantenimiento a este tipo de vehículos.

“En el corto plazo no hay ningún problema, podemos llegar a 35.000 vehículos con lo que tenemos actualmente en la red eléctrica”, explicó Montero.

Según el ingeniero del ICE, esa institución estima que esos 35.000 vehículos si acaso representarían un 1% de aumento en la demanda de electricidad de Costa Rica.

“No quiere decir que no estemos con manos en la obra, estudiando el asunto. Ya desde 2016 publicamos el primer estudio de demanda eléctrica donde vimos algunos efectos muy gruesos que se pueden dar y tenemos ya un modelo hecho para afinar esto, con lo que podríamos tener una idea bastante precisa de la demanda que estos vehículos eléctricos le imponen al sistema en el tiempo, y eso lo vamos a integrar en los planes de expansión eléctrica.

“Con esto nos garantizamos seguir cubriendo esa energía con recursos renovables y que la velocidad a la que se adquieran estos vehículos no nos vaya a afectar”, agregó Montero.

Paralelamente, el ICE se encuentra en proceso de contratación para comprar 100 vehículos eléctricos y como parte de ese desarrollo planea instalar algunos puntos de recarga en el país.

Además, Guerrero apunta que es de esperar de que conforme aumente el número de vehículos eléctricos en el país, crezca el interés comercial por instalar electrolineras; como es el caso de centros comerciales que ya están instalando estaciones de recarga en sus parqueos como estrategia de atracción de clientes.

En cuanto a las capacidades técnicas, Montero aseveró que el ICE pedirá a la empresa que le venda los 100 carros eléctricos que capacite a sus mecánicos y que instale en su taller una bahía con capacidades de reparar este tipo de vehículos.

Mientras que el proyecto de ley 19.744 prevé dotar al Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) de capacidades para preparar personal técnico especializado y el TEC ya prepara una serie de capacitaciones y cursos de actualización, siguiendo la exitosa experiencia que se tuvo en materia de paneles solares.

“Nos queda como desafío, y lo hago como un análisis interno, participar más en estas discusiones como TEC, en alguna forma intentar acercarse más a los distintos grupos políticos para participar en la discusión de cómo resolver asuntos técnicos de forma más objetiva”, comentó Meza.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos