12 consejos para recobrar sus finanzas después de vacaciones

2 abril, 2018
in Category: Finanzas
0 0

12 consejos para recobrar sus finanzas después de vacaciones

12 consejos para recobrar sus finanzas después de vacaciones

Luego de estar en la playa o en la montaña y de gastar más de la cuenta te has dado cuenta que tu capital está en números rojos. Con estos tips podrás conseguir estabilidad.

Por El Salvador 

En días recientes experimentaste como las olas del mar te refrescaban y el sol te cubría con sus rayos. Desde una cómoda hamaca o desde tu silla de playa sentiste las suaves brisas sobre tu cuerpo, respiraste profundamente y contemplaste la hermosa vista de tu alrededor mientras saboreabas ricos platillos, bebidas y golosinas. Pero eso fue durante las vacaciones de Semana Santa. ¡Ahora has vuelto a tu día a día!

Al regresar a tu rutina diaria te has dado cuenta de que en tus bolsillos, en tu billetera y en tu cuenta de ahorro hay escasez de dinero y que tus facturas mensuales aún están pendientes de pago. Sientes que una nueva ola, pero esta vez de preocupaciones, te arrastra lentamente. Es aquí donde se hace realidad aquella frase popular que dice “después de un gustazo viene un trancazo”.

“Está comprobado que en las vacaciones de verano nuestro consumo es mucho más emocional, lo que nos lleva a gastar dinero a base de impulsos, incluso en el caso de que hayamos establecido un presupuesto de antemano”, expresa Miguel Augusto Carranza, coach financiero.

Es probable que antes de irte de vacaciones hayas reservado una cantidad de dinero en efectivo para darte algunos “gustitos”, pero, como por arte de magia, todo ese dinero se esfumó. Y fue en ese momento donde, quizá, no resististe la tentación de utilizar tus tarjetas de crédito. Pensaste: “No pasa nada. En la siguiente quincena pagaré lo que he comprado”. Pero de inmediato sabes que probablemente ese pago no se hará efectivo tan pronto como te lo has imaginado.

¡Tranquilo! No te preocupes tanto. Puedes recuperar el rumbo tus finanzas fácilmente.

Según Carranza, estos son algunos puntos a considerar para reponerte financieramente después de vacaciones.

1- No te rindas
Acepta el hecho de que el paseo y la diversión terminaron, que ya volviste a tu rutina habitual. Si usaste una tarjeta de crédito durante tus vacaciones, asegúrate de verificar el estado de cuenta actual y mira cuánto dinero has gastado.

Cerciórate de que no haya cargos extras por el hotel, la gasolina y demás compras. Mira la fecha en que debes cancelar tu cuota mensual. El objetivo debe ser pagar tu tarjeta de crédito por completo cada mes; sin embargo, si eso no es posible, asegúrate de pagar tanto como puedas.

2- Reabastece tu cuenta de emergencia

Si sacaste dinero de tu cuenta de emergencia o de su cuenta de ahorros para tus vacaciones, es hora de reabastecerla. La próxima vez que te paguen en tu trabajo asegúrate de ponerle un poco más de dinero a tu cuenta de emergencia. Recuerda que esa cuenta debe tener entre tres y seis meses de tus gastos de manutención.

3- Aprende a decir no

Ahora que has regresado a casa, tus amigos o tu familia querrán pasar algún rato contigo. Te pedirán que salgas a cenar o a tomar una copa o incluso querrán que hagas otro viaje con ellos. En estos casos puedes decirles no. Hazles saber que no puedes incurrir en nuevos gastos. Podría parecer difícil decirles a tus amigos que no puedes pasar el rato con ellos, pero debes priorizar tus finanzas, especialmente si toda la vacación te la pasaste deslizando tu tarjeta de crédito y dejando propinas en restaurantes.

4- Esconde tus tarjetas de crédito

Cuando veas que los gastos se han disparado después de las vacaciones, entrégale tus tarjetas de crédito a alguien de mucha confianza y pídele que las oculte en un lugar donde tú nunca las puedas hallar.
Esto significa que no estarán en tu billetera ni estarán disponibles para usar cuando quieras hacer una compra impulsiva. Al hacer esto te asegurarás de no aumentar tu deuda.

5- Paga extra siempre que puedas

Nunca ignores tus deudas. Las facturas no desaparecerán y tienen el potencial de arruinar tu récord de crédito por mucho tiempo. Siempre haz, al menos, el pago mínimo. Esto garantizará que las cuentas no se salgan demasiado de control. Si puedes, paga más del mínimo. Por ejemplo, si ganas $100 adicionales este mes, envíalos a la tarjeta de crédito que tenga la mayor tasa de interés, incluso si ya pagaste la factura del mes.

Recuerda que mientras más tiempo sigas pagando la cantidad mínima, más dinero te cobrará la compañía de la tarjeta de crédito en intereses.

6- Aléjate de las “tentaciones”

Mantente lejos de las tiendas, en línea y en persona. Uno de los peores hábitos es ir a una de tus tiendas favoritas “solo para echar un vistazo”. La verdad es que no irás solo a mirar, seguramente encontrarás algo que “necesitas” y terminarás gastando el poco dinero que tienes. Por lo tanto, cuando enfrentes una situación de deuda después de las vacaciones, hazte un favor y evita las tiendas por completo.

Date de baja de listas de correo electrónico donde te avisan de ofertas y, si es necesario, pídele a alguien configure un bloqueo en tu computadora, teléfono móvil o tablet para evitar que visites tus sitios favoritos de compras en línea.

7- Haz sacrificios personales

Mientras tratas de recuperarte económicamente, es importante que te des cuenta de que tendrás que hacer algunos sacrificios personales. Esto puede significar que dejes ir al restaurante que tanto te gusta, que canceles tu suscripción a Netflix por unos meses o que no asistas a ese concierto que tanto has esperado. Esto puede “doler”, pero al pensar en todos los gastos que hiciste en vacaciones y en todas las deudas que has creado no tendrás más remedio que soportar el sacrificio.

8- Transfiere un saldo o consolida tu deuda

Si acumulaste un saldo altísimo en varias tarjetas de crédito diferentes, podría ser una buena idea considerar la consolidación de la deuda transfiriendo todos tus saldos a una sola tarjeta. Si eliges esta opción asegúrate de que la tarjeta que elegiste tenga un bajo costo de transferencia y una tasa de interés baja.

9- Usa el truco 50/50

Este es un truco muy útil para aquellos que tienden a gastar y no ahorrar nada. Es fácil, cada vez que realices una compra innecesaria, coloca la misma cantidad de lo que gastaste en esa compra en tu cuenta de ahorros. Es una gran manera de hacerse responsable de las compras.
¡Pruébalo, es efectivo!

10- Ahorra desde ya

Una forma de asegurarse de que no terminarás con la misma situación cuando vuelvan las próximas vacaciones, las de agosto, es comenzar a ahorrar desde hoy. Para tal fin abre una nueva cuenta de ahorro. Cuando hagas tu presupuesto decide cuánto dinero puedes ahorrar y transfiere esa cantidad automáticamente cada vez que te paguen. El saldo se acumulará a lo largo los meses y es una forma muy fácil de no dejarse arrastrar por el agujero de las compras de vacaciones una vez más.

11- Busca nuevos ingresos

Es probable que puedas conseguir ingresos extra con algún trabajo puntual de fin de semana o echando a andar algún proyecto de emprededurismo que te dé algunos dólares más. La falta de tiempo no sirve como excusa, cuando tus cuentas vuelvan a estar saneadas la recompensa habrá valido la pena.

12- Cuestiona tus gastos habituales

Es recomendable revisar los gastos habituales cada cierto tiempo, dos veces al año por ejemplo. La factura del Internet o el teléfono puede ser uno de estos gastos. Revisa si sigues necesitando el mismo servicio o si el mercado ofrece una tarifa más barata con los mismos servicios. Este es un sector que cambia con frecuencia y estar desactualizado puede significar pagar de más.

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This

Comparte esto

Comparte este artículo con tus amigos